Menu

Pepo Galán

Cada día resulta más difícil dar las gracias o ser honesto”

El productor y uno de los capitanes del sello El Muelle Records, Pepo Galán, estrena Human Values Disappear, un disco interesante, que logra situar a Galán ante una perspectiva más seductora y abierta como productor, retomando otra cadencia temporal. Tras un viaje emocional e intelectual con especial intensidad introspectiva, ha logrado sincronizar el resultado para que suene de tal modo que el futuro de su sonido encuentre un camino singular y heterodoxo que nos permita, a base de catarsis, escapar al duro presente en el que vivimos.

¿Cómo llegó Pepo Galán a involucrarse en la producción musical?

Recuerdo cuando solo era un niño, veía con mis hermanos un programa en TVE que se llamaba Plastic, en él aparecían Sigue Sigue Sputnik, Eurythmics y grupos Punk nacionales como por ejemplo La Polla Records. En aquella época empecé a interesarme por la música. En aquel tiempo me hice muy amigo de un chaval del barrio, que tenía un hermano mayor con una banda de Rock. Nos prestaban los instrumentos y montamos una banda de Punk. Recuerdo que nos grabábamos en Cassettes y nos hacíamos las portadas. Desde ese momento hasta la actualidad, he estado metido en muchísimos proyectos, tocando la guitarra, bajo, batería, contrabajo…etc. He pinchado profesionalmente en las mejores salas de Andalucia, al mismo tiempo tocaba la batería en el grupo de Trip Hop Maydrïm y hacía música electrónica con mi amigo Julio López (Senmove). Siempre he tenido inquietudes y me he rodeado con gente que dominada estos campos así que pienso que todas estas historias tienen la culpa de que acabe produciendo música. 

¿Por qué la música y no otras artes?

Tengo otras sensibilidades y aficiones. Pero la música me ha hecho llorar de emoción, me ha erizado la piel y sentir amor por las melodías. Un amor muy especial y absoluto, que nunca he llegado a sentir con otras artes. 

¿Qué te llevó a concebir Human Values? ¿A qué es debido el título?

Generalmente no puedo quedarme quieto en casa. Tengo una especie de hiperactividad a la hora de crear y siempre estoy pensando en cultivar cosas para el futuro. Una tarde me quedé solo en casa y empecé a improvisar con un viejo Casiotone que me prestó mi hermano Nacho (Jaula). Grabé material suficiente como para armar un disco. Luego, conforme iba trabajando en las canciones, pensé en invitar a mis amigos David Cordero y Lee Yi para completar el álbum. Aceptaron la propuesta y rápidamente se pusieron a trabajar con los temas que les mandé. Realmente salí muy contento con sus aportaciones.

El título, surgió sobre la marcha, conforme iba analizando ciertas cosas que me pasaban en el día a día. 

Desde su gestación inicial hasta terminarlo, ¿qué períodos y estados de ánimo has atravesado a nivel creativo con Human Values? ¿Esperabas este resultado?

Debido a mi situación laboral tan activa, y a la gran responsabilidad que supone cuidar a un hijo, teniendo en cuenta que mi mujer trabaja de noche, y entre el trabajo y mi hijo no logro desconectar por completo. Eso quiere decir que la mayor parte de mi trabajo se hace a ratos, buscando huecos y momentos de soledad absoluta. Por lo tanto no logro trabajar con total relajación y casi siempre ando sometido a picos de estrés. Nunca espero un resultado perfecto, soy muy ansioso a la hora de crear música y generalmente dejo las cosas tal como salen en el momento, ya sea con ruidos de fondo, picos de saturación, feedback u alguna que otra molestia. De algún modo siempre salgo contento (Risas).

¿Por qué decidiste plantear un disco en clave reflexiva?

Echo en falta esos valores de los amigos que hacen (hacían) cosas por ti, te demuestran, te agradecen. Cada día es más difícil dar las gracias, saludar, ser honesto… etc. Ese tipo de gestos van desapareciendo. Recuerdo un mundo más simple y más auténtico. Puede que tenga que ver con las redes sociales y la falta de contacto humano. 

Pensar y bailar no siempre se llevan bien. ¿Cómo consigues esta simbiosis?

No considero que mi música te haga pensar, y menos aún que te den ganas de bailar con ella. Sin embargo, en muchas reseñas que han hecho sobre mi música, mencionan que logro crear desasosiego con mis secuencias musicales. 

¿Qué nos podrías comentar de cada track? ¿Cuál ha sido la orientación que has marcado para cada uno?

Como os comentaba anteriormente, todos los temas los cree en una sola tarde, prácticamente con la misma configuración de sonido, exceptuando el track: Almost Alone In This Life, que lo hice con otros medios y en otro momento. Casi todas son pistas improvisadas y posteriormente mezcladas y manipuladas a mi antojo, jugando con cambios de frecuencias y la contingencia de notas y melodías. 

Para mí, todas van hacia el mismo lugar surcando caminos en trayectos diferentes.

En cuanto a tus producciones actuales y anteriores, ¿cuáles han sido las herramientas, instrumentos, programas y máquinas que has utilizado?

Eso sería muy difícil de enumerar, ya que soy aficionado a comprar y vender instrumentos. Tengo un espacio reducido para mis instrumentos y no puedo permitirme el almacenaje de todo lo que he tenido. Pero básicamente, uso la guitarra como instrumento principal. Piano, bajo, MS-20, Casiotone, pedales de guitarra de todo tipo, Magnetofono, OP-1, grabaciones de campo..etc. Como programa siempre uso Logic para secuenciar y alguna que otra vez uso programas como Reaktor, Kontakt, Paulstretch, Photone…etc etc.

¿Echas en falta más propuestas que aúnan mundos aparentemente tan contrarios? ¿A qué crees que es debido que estas fusiones no se produzcan con tanta asiduidad en países como España?

Bueno, pienso que España, musicalmente está llena de buenas propuestas, bandas y músicos solistas que hacen cosas realmente buenas. Cada vez hay más sellos discográficos que se la juegan y editan músicas muy diferentes entre referencia y referencia. Hay festivales en los que puedes llegar a encontrar a los Sonic Youth en un escenario, y a Los Del Río en el escenario de al lado. Pero eso es realmente ridículo, verdad?

Muchas veces es mejor dejar a los diferentes mundos en paz, y no intentar fusionar cosas que no llevan a ninguna parte. Por otro lado, lo que realmente echo en falta es que la gente compre música y vaya a los conciertos a apoyar a los músicos. 

¿Qué referentes has tenido presentes a lo largo de la composición de tu último disco?

En ese momento escuchaba a Arvö Part, Spiritualized y Buddy Holly.

¿Cómo valoras tu momento actual?

Feliz, activo y creativamente despierto.

¿Sientes que has logrado una estabilidad y un sonido que te defina como músico?

Me gusta experimentar con diferentes estilos y puede ser que eso cree cierta inestabilidad en lo que hago.

Por otro lado, la melancolía, la tristeza y la oscuridad son protagonistas en mi música. Así que puede que todo cuelgue de un mismo hilo.

¿Crees que hay valores propios de la cultura musical que deberían defenderse o, por lo menos, que no deberíamos olvidar?

Yo no me olvido de mis principios. En mi casa se escuchaba música Rockabilly, Hard Rock, Punk, Música clásica, Pop, Trip Hop, Ruido, Flamenco… Gracias a mis hermanos he crecido en un ambiente musical muy abierto y experimental, así que eso puede reflejarse de manera positiva en el futuro. 

Tus composiciones narran historias muy visuales. ¿Te interesa trabajar otros lenguajes más allá del lenguaje musical? Además de la música, ¿cuál ha sido tu relación con otras artes? ¿Has tenido influencias desde otros campos?

Si, concretamente con el arte y la fotografía. De pequeño, lo que mejor se me daba en la escuela, y lo que con mucha diferencia me gustaba hacer, era la plástica y visual. Siempre me ha llamado mucho la atención dibujar y hacer manualidades. De hecho, hace unos cuantos años pinté algún que otro cuadro abstracto. En la actualidad soy muy aficionado a viajar con mi pareja, y aprovecho cada viaje para visitar museos y conocer algunas de las bellezas que se encuentran repartidas por el mundo. Es inevitable querer contemplar en persona, alguna obra de Francis Bacon, Basquiat o Jackson Pollock. También me gusta fotografiar cualquier cosa o lugar que me llame la atención en ese momento, para luego usarlas en las portadas de mis discos.

Para terminar, ¿qué nos puedes decir de tus proyectos presentes y futuros? ¿Hacia dónde se dirige Pepo Galán?

En este momento ando muy ocupado. A parte de algunos proyectos que tengo estancados, estoy trabajando en varias cosas a la vez. Por ejemplo, estamos empezando a grabar un precioso disco conjunto entre David Cordero, Miguel Otero, Carlos Maquieira (Duister) y yo. También estoy haciendo un disco junto al músico alemán Max Würden. Y por otra parte estoy empezando a grabar cosas con el madrileño Carlos Suero. Todos músicos a los que admiro mucho. Gente que ama la música sanamente y que no buscan otra cosa más allá del disfrute.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *