Menu

Paradise (Hypersunday Records)

Sacaré discos cuando me los crea al cien por cien”

Fotografía de Ana Santos

El disco Paradise, capitaneado por la productora madrileña niet!, y concebido inicialmente como el último disco de Hypersunday, se presenta como un mapa de todo su sonido, donde los puzles sonoros, las melodías delicadas, la contundencia rítmica y los profundos graves, marcan su singular estilo. Todo un manifesto de lo que es su forma de entender la música y el baile.

¿Cómo decidiste embarcarte en un proyecto como Paradise? ¿Qué te motivó a ello?

Estaba muy cabreada/triste con la música; más que con la música, con el mundo de la música; o, para ser más exacta: con el mundo español de la música y casi había decidido dejarlo. Se me ocurrió que sería buena idea despedirme con un directo. El directo me obligó a crear transiciones entre temas, y de esas transiciones nacieron nuevos temas (como Bream Monologue). Me quedé tan contenta después de actuar en la Terraza Magnética de La Casa Encendida que me dije: tengo que acabar lo que vine a hacer. Me refiero a que cuando Hypersunday nació nos propusimos hacer cuatro discos basados en La divina comedia de Dante; después del segundo disco Héctor González y yo nos separamos, pero aun así saqué adelante Purgatory con la colaboración de nueve productores. Y ahora tenía que cerrar el círculo con Paradise. En riguroso solitario.

¿Cuál ha sido el camino que te ha llevado a tu sonido actual, a la niet! de ahora?

A veces me da la sensación de que mi sonido va a su bola, que tiene voluntad propia. Es decir, no suelo buscar que mis temas tengan cosas en común hasta el punto de configurar eso que entendemos por tener un sonido. Pero el caso es que tengo un sonido. Supongo que es porque haga lo que haga, al final siempre encuentro irresistibles algunos elementos por los que acabo apostando: los kicks brutales, los graves profundos, el field recording (cada vez más: cristal, metal, piedra, madera, sonidos de la naturaleza, guturales, relojes…) y las voces en todas sus posibles dimensiones. Y luego sí que hay una idea general: el contraste entre las bases techno y elementos muy melódicos, dulces, emotivos. Me encanta ese juego.

¿Cómo ha sido el proceso de trabajo de este disco? ¿Cuál ha sido tu criterio musical?

Para empezar quería que el disco fuese trascendente. Hay una voluntad de que cada tema tenga una cierta profundidad, una relevancia, un cierto misterio. Luego estaba el hecho de que el disco se planteaba como una despedida. Como mínimo, cierra el proyecto original, y muy posiblemente sea el último disco de Hypersunday (aunque sí estoy pensando algo en la órbita del recopilatorio y la remezcla, ya veremos). Así que quería que fuese una especie de mapa del sonido Hypersunday. Por eso está ahí The Boatman Dance, que es un tema house que le hace un guiño a Dark River (Inferno); y por eso también la voz de Héctor González (sacada de nuestro primer tema juntos, Hypersunday, de 2013) suena en Y uno y dos y adiós.

¿Qué has intentado transmitir o cuestionar a través de los sonidos de Paradise?

Emoción. Sobre todo. Las letras también van por ese camino. Pero no tomo el camino fácil. Es decir, mi trabajo sobre la emoción es muy experimental, y a veces plantea un camino muy jodido, la verdad. Para hacer The Fate of The Glass lo primero que estuvo en mi cabeza fue la última estrofa de la letra: Falling from between the fingers/shattering against the mist/it is the fate of the glass/after encircling your lips. Me dije: ¿por qué no hacer la percusión del tema con cristal? Al final es una mezcla de rotura de cristales que suena muy dramática (como las rupturas) con una gama enorme de sonidos cristalinos, las pequeñas piezas de la degradación.

¿Qué significa para ti este disco?

Lo primero, esa sensación de objetivo cumplido, sí señora. En lo más íntimo significa que Hypersunday es ahora cien por cien yo. Paradise son mis emociones, mis elecciones, lo que sé y hasta lo que no sé.

¿Cuál es la continuación de tu proceso creativo hasta dar por cerrados los sonidos que se van a lanzar en un álbum?

Doy por terminado un tema y paso al siguiente (nunca trabajo en dos temas a la vez, soy incapaz). Cuatro meses después vuelvo al tema que había dado por terminado y es como si hubiese salido de un encantamiento: ¿¡cómo has podido dar por terminado ESO!? Y ahí empieza la fase dura de verdad del trabajo, donde la estructura y los sonidos se cuestionan hasta unos niveles que llegan a ser obsesivos. Si me pongo una fecha para mastering es precisamente para poder detener ese proceso, que podría ser infinito. Hay que parar cuando sabes que: A. El tema está bien por muy tonta que te pongas. B. A partir de aquí sólo puedes estropearlo. C. Como sigas trabajando en él acabarás odiándolo.

Algo que me llama mucho la atención de tu último disco es que combinas diferentes estilos, ¿cómo desarrollaste esta perspectiva tan ecléctica y heterodoxa?

En este caso había esa voluntad de hacer un mapa del sonido Hypersunday. Por eso me metí en un tema house, que no es mi medio, pero era el del Hypersunday de Inferno, por ejemplo. Pero también es cierto que en esa y otras discrepancias tienen mucho que ver dos elementos: la libertad y el gusto. Puede que yo empiece mis tracks con una idea en la cabeza, pero los temas se independizan, acaban siendo lo que ellos quieren ser. En cuanto al gusto, no me resisto a incluir piezas más techno, porque me encanta el techno, ni experimentos que me divierten mucho. Creo que esa perspectiva me viene de la marginalidad. ¡No me siento obligada a satisfacer a nadie más que a mí!

¿Cómo valoras tu evolución musical desde que empezaste? ¿Crees que con niet!, me refiero a tu alias actual y a tus trabajos actuales, has encontrado finalmente la forma para expresar y trabajar con estos momentos?

Sí. La verdad es que sí me siento en posesión de un vocabulario -vamos a llamarlo así-, suficiente para expresar lo que quiero. Pero esto es como todo. Siempre quieres más. Así que este año voy a estudiar, hay cuestiones técnicas que necesito controlar mejor para llegar aún más lejos.

¿Esperabas este resultado?

La verdad es que tenía bastante claro cómo quería que sonase. Luego viene Carlos Ckos y hace que suene mejor que como tú querías que sonase, eso es un lujazo.

¿Qué te influyó a la hora de marcar una filosofía concreta para el sello? ¿Hacia dónde se dirige Hypersunday Records?

Para el sello quiero lo mismo que para Hypersunday o para niet! Quiero cosas realmente significativas, únicas y emocionantes. No quiero hacer discos porque sí. Hypersunday Records es un sello diminuto y no estamos para invertir energías en cosas irrelevantes. Principalmente va a dedicarse a proyectos en los que estoy implicada de alguna forma. Tengo varios pendientes basados en colaboraciones con otros músicos y productores, y les daré prioridad. Pero siempre estará abierto a proyectos ajenos.

¿Cómo es el proceso de selección de los artistas que lo integran?

He recibido muchas propuestas en estos últimos tiempos, también de productores internacionales. Pero al final esto es un proyecto personal, es una expresión más de mi propia creatividad. Y si no te crees el álbum de otro… ¿cómo vas a conseguir nada bueno con él? Así que intento ser muy honesta. Y muy realista. Sacaré discos cuando me los crea al cien por cien.

¿Cómo ves la escena musical electrónica tanto de España como de fuera? ¿Te sientes cerca de otros sellos de electrónica nacionales? ¿Cuáles?

Hace unos meses creé y ahora gestiono el podcast de female:pressure, una red mundial de mujeres dedicadas a la música electrónica en cualquiera de sus facetas. Y alucino cuando me mandan los podcasts, porque me doy cuenta de las cosas tan extraordinarias que se están haciendo, muchas veces… sin que casi nadie se entere. ¿España? Un erial. ¿Qué puedes esperar de un país donde solo gusta la canción melódica, los cantautores y el reguetón? Y eso es así, no es un tópico, sólo tienes que mirar las cifras, o las listas de los más vendidos/descargados. En lo que respecta a la escena electrónica española, y aunque hay excepciones, se cometen los mismos pecados que ves en otras áreas de la cultura: una vanidad de lo más catetilla, amiguismo, sexismo, cobardía, desinterés, desmotivación, ruindad, postureo… Me ha llegado a pasar escribir un email a una supuesta iniciativa de apoyo a las mujeres que hacen música electrónica en Madrid, y que no me contesten. Volver a escribirles desde mi dirección email de periodista y que me respondan a los dos segundos. Me dio tanta vergüenza ajena que no pude volver a hablar con esas personas, claro. La escena electrónica tiene su propio mainstream. Luego está el underground. Yo soy el underground del underground. En cuanto a referentes, admiro profundamente a Delusions por su sello Ballistic; a Subsist Records; a Legend 1997 Records, de David Reina. Gente superimplicada con la música, por encima de cualquier otra consideración. De una honestidad brutal. Y encima saben donde están y no se han olvidado de quiénes son. Se merecen que les vaya de maravilla.

¿Te sientes más afín al mercado musical español o al europeo?

Creo que mi mercado está un poco en todas partes, siempre entre minorías, gente interesada en cosas muy concretas.

¿Cuáles son los puntos en común entre tu música y tu label? ¿Qué nexo musical hay común en tu sello?

Nexo total y absoluto.

¿Cómo gestionas tu tiempo y esfuerzos para desarrollar tu trabajo, la música, los bolos…?

Me lo tomo como una doble jornada. Dedico entre cuatro y siete horas a la música cada día. No tener pareja ayuda mucho. En serio.

¿Dónde se despierta más tu inspiración, en la intimidad del estudio o viajando alrededor del mundo?

En el estudio, sin duda. Cuando viajo estoy a otra cosa. Supongo que todo te nutre, pero después.

¿Qué tienes pensado llevar a cabo en los próximos bolos, a la hora de promocionar el disco?

No he empezado a hacer un directo aún, aunque hace unos días hice un live breve, de cuatro temas para Fluido Rosa en el contexto de Street Museum, en Madrid. Me lleva muchísimo tiempo crear un directo. En mi caso necesito hacer un esfuerzo grande para desapegarme de los temas y reinterpretarlos. En cualquier caso, seguiría la línea de mis directos del año pasado: una hora y pico con un mix muy sensorial. Fundamentalmente con los temas de este disco y algunos que me parecen clave del pasado, como Doorstep.

¿Qué has aprendido de los artistas de tu generación?

He aprendido mucho más de los artistas de las siguientes generaciones, la verdad. Yo viví la movida madrileña bastante de cerca y ya en aquella época me parecía un poco bluf, orquestada por algunos niños bien que tenían pasta suficiente para ir a comprarse ropa a Londres y un/dos/tres/cuatro sintes. ¿Te divertías? Pues claro, si eras postadolescente, cómo no te ibas a divertir… Pero el caso es que oías lo que venía de fuera y te sonaba grandioso, y lo de aquí sonaba a… pop flojillo. Menos un par de cosas decentes.

Para terminar, ¿qué nos puedes decir de tus proyectos presentes y futuros? ¿Hacia dónde te diriges?

Ni idea. Ahora mismo estoy exhausta, de verdad. Necesito borrar Paradise de mi cabeza para poder empezar a pensar en términos musicales otra vez.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *