Menu

Moo Moonster

La música es mi chamán, mi compañera inseparable y sobretodo mi pasión”

Por su actitud, creatividad, conocimientos y, por supuesto, porque sabe hacernos bailar como pocos, sin dejarse arrastrar por nada ni nadie, Moo Moonster lleva tiempo demostrando que se puede sobrevivir en la escena sin necesidad de convertirse en una agencia de comunicación. Posee un carácter suficientemente capaz de quebrar la pista, tanto en la música, con una invasión de complejas emociones, como con sus incisivas palabras en artículos musicales en medios como ComolasGrecas.com. Así que estén atentos, porque este dj, productor y periodista le espera un proyecto electrónico que todavía tiene mucho que decir.

¿A qué es debido tu nombre artístico?

La verdad que a día de hoy no lo tengo muy claro, si puedo contarte que en un principio, Moo Moonster era un proyecto formado junto con David Bernabé (Miembro fundador de T37). Del cual se puede escuchar algo de lo que hicimos en esos inicios, en mi bandcamp. A él debo agradecerle que ejerciera de maestro durante ese periodo (Me dio un master en Logic, producción y síntesis gratuito), e inculcarme la pasión por los sintetizadores.

¿Cómo ves el periodismo musical de electrónica? ¿Qué echas en falta? ¿ves más “pros” o “contras” en la situación actual?

Dentro del periodismo musical siempre trabajaran en conjunto los medios mainstream y los underground, de los primeros echo de menos la función de encontrar y promocionar a artistas noveles de forma sincera, cada mes veo artistas que se nota que van de la mano de A/R´s, a los que se les dedica elogios, palabras rimbombantes y auténticos versos que hacen que pierdan credibilidad los periodistas que lo escriben, ya que mañana o el mes siguiente las escribirán de otro. De los segundos solo elogiar su labor y su búsqueda por encontrar artistas con eso que algunos llaman “soul”. Creo que a la escena disco/nu disco/ Nu wave/ donde suelen encasillar a artistas de un estilo similar al mío, no tiene el apoyo suficiente de los medios mainstream españoles como por ejemplo en Inglaterra, parece que es un estilo que medios como Vicious Mag no se toma muy enserio, si no que se lo pregunten a Talabot

¿Cómo llegaste a convertirte en periodista músical? ¿Cuáles fueron tus motivaciones e inspiraciones que te llevaron a ello?

Pues sinceramente todo fue de lo más rocambolesco, gracias a un amigo que trabajaba en la tienda de Jaxx en la Calle La Palma. Sabía que era fotógrafo y me conectó con la jefa de prensa de una revista llamada Deejaymania. Empecé en el 2005 con los últimos coletazos del electroclash y plena explosión de sellos como ed banger. Era una manera de poder hacer fotos dentro de la cabina a grandes djs, cuando Tillate todavía no había aparecido por España. Lo mejor era poder ver de primera mano a gente como Tiga, Dj Hell, o los Dewaele, ponían patas arriba los clubs que pisaban. La parte de periodista fue bastante fácil, ya que contar las vivencias de sesión donde has bailado hasta sudar la camiseta, salía solo. Luego empecé a colaborar con German MT para el blog Comolasgrecas, donde hacía reviews de Eps que llegaban a mis manos. Actualmente ya no tengo tiempo para esta labor, pero como cualquier otro, te diría que la motivación es la misma, La Música.

¿Cómo has vivido personalmente la evolución de estos últimos años? ¿En qué sentido dirías que te ha afectado?

La evolución de las tecnologías junto con la explosión de las redes sociales ha sido para mí algo contradictorio. Apoyo las tecnologías, gracias a ellas han acercado a muchos el mundo de la producción e iniciarse en el mundo de los djs de forma menos costosa económicamente. El problema desde mi punto de vista, ha sido ver como el público y los pseudo-djs, han devaluado el arte de pinchar, el público ya no tiene claro quien es un artista y quien es un vendedor de humo. Cualquiera realiza mezclas impecables, mientras posa pensando en las fotos o que cualquiera se llame productor sin ningún filtro. En cuanto la la saturación dentro del mundo de la producción, es algo bastante frustrante, ya que el trabajo de un artista es devaluado de forma inmediata. En mi caso una vez terminado el track en mi estudio, lo llevo a un estudio profesional de mezcla y mastering, ya que para mi, cuidar el sonido es muy importante, y nunca tendré acceso a los cacharros y la técnica del ingeniero de sonido. La gráfica también es una parte que intento controlar en mis Eps, ya que detrás de muchas portadas de sellos actuales, no hay un artista gráfico profesional, y eso se nota. Ese tipo de trabajo e inversiones extras de un artista no se toman en cuenta, echando de menos cierto compromiso por parte de algunos sellos.

¿Hasta qué punto ha sido y es importante para ti la música?

La música es mi chamán, mi compañera inseparable y sobretodo mi pasión.

¿Estuviste vinculado a la música electrónica desde un principio o te dedicaste a otros géneros antes?

Podría decirse que mi cercanía con la música electrónica ha sido desde muy pequeño, mi padre era melómano y cliente VIP de Madrid Rock, siempre ponía en casa desde The Human League, Jellybean Benitez o Supermax hasta Alan Parson Project, Queen o Yazoo. Luego cuando el pavo aprieta y los brakets son tu peor enemigo, llegó a mi mano un videojuego cuya banda sonara estaba formada por grupos como Prodigy, Chemical Brothers, Letfield, Orbital… de ahí a las míticas cintas de clubs como el Atica, Voltereta o Van Vas… hasta llegar a ver a un calvo con gafas y cara de cerebrito, en la antigua sala Space de Madrid, presentando un disco con nombre muy largo por el 99. Parece una historia bien ideada por un equipo de marketing para crear un producto ahora que lo leo…

¿Crees que hay valores propios de la cultura musical que deberían defenderse o, por lo menos, que no deberíamos olvidar?

Pues a día de hoy creo que valores primordiales y explícitos en cualquier disciplina artística, se han perdido completamente. He denunciado casos públicamente donde un ghost producer desvelaba a quien le hacía los trabajos… hasta un video donde deejays que se quejaron públicamente de la famosa sesión de Nina Kravitz en Dekmantel, comentaban un video elogiando al vendedor de humo de turno, donde no se mezclaba el fiera ni un sólo tema. Ver como muchos compañeros en petit comité, critican a este tipo de invasores, sabiendo perfectamente quien hace uso de host producers, y aún así le doran la píldora para ver si les cae algo de ese pequeño trozo de pastel, al que están predeterminados, hace que uno se decepcione. Estos son unos ejemplos de esos valores efímeros que están intrínsecos en esta disciplina. En cuanto al público ha bajado el filtro para decir que este o aquél es un buen deejay, la técnica, la selección o la famosa psicología de pista ya no forman parte de las cualidades de un deejay siempre que se ponga el tema de turno o tenga muchos seguidores.

¿De qué modo crees que las redes sociales han transformado la cultura de la música electrónica?

Pues como no hay filtro ni valores, ves a gente con muchos likes mientras su obsolescencia programada se va acercando, siendo apoyados con la excusa de seguir al moderno de turno. Luego tienes la parte de las clickfarms donde los vendedores de humo son tan asiduos en comprar likes, seguidores, etc…. La cultura del like ha degenerado y destruido la verdadera imagen de un dj, o posiblemente el respeto que yo tenía cuando estaba en la pista de baile, se ha perdido. También pienso en la parte donde el público realmente está más pendiente del movil, que de la sesión del dj.

¿Cuáles fueron tus primeras influencias? ¿Cuáles son las de ahora? ¿Qué te llevo a ser dj? ¿Y a tomártelo de forma profesional?

Ser dj era algo que llegaría de forma natural al ver en el desaparecido Nasti a dos hermanos, que por aquel entonces tenían un programa de radio, mezclándose rock, techno, house, electro y todo lo que les diera la gana sin despeinarse. La llegada de un sonido llamado electro a principios del milenio, fue el segundo condicionante para encontrar mi sonido, cosa bastante importante para mi. Las influencias siguen siendo lo mismo, artistas como Headman o Emperor Machine siguen en mi maleta de discos, mi influencia siempre ha sido y será, el sonido retro sin mirar la etiqueta.

Algo que me llama mucho la atención de tus sets es que combinas diferentes estilos, ¿Cómo desarrollaste esta perspectiva tan ecléctica y heterodoxa? ¿Cómo adaptas los sets que son de largo alcance respecto a los que tienes mucho menos minutos en cabina? No te gustará que te etiqueten en determinados estilos o géneros… ¿En la variedad está el gusto?

Partiendo del concepto retro del sonido que me gusta, es fácil que se interprete que mis sesiones son eclécticas , pero todo tiene un sentido y un porqué. Los sets con diferentes duraciones los afronto de la misma manera y es hacer bailar al público, pero musicalmente la diferencia es que en unos voy al grano y que en otros puedo explayarme más, creo que será igual para todos los artistas. Eso si creo que en la variedad está el gusto, sobretodo cuando estas subido a una cabina y la única manera que tienes de saber si lo estas haciendo bien es ver al público bailando. Si te encierras en un estilo tienes menos posibilidades de llegar a todo el público ya que cada uno tiene un gusto diferente.

¿Te gustaría compartir algún set? Y si es así, ¿cuál fue tu criterio musical?

Quiero compartir mi último mixtape para la gente de Oberwave, lo hice antes de tener que abandonar mi anterior residencia por problemas de salud, y me genera cierto sentimiento cada vez que lo escucho.

¿Cómo valoras tu evolución musical en los últimos años respecto a la música que pinchas?

Creo que yo no soy yo el indicado para juzgar eso, más bien el público o amigos que me han visto desde que empecé este viaje.

A nivel de producción, ¿qué podrías decirnos de tu nueva orientación musical? ¿A qué es debido este cambio?

Creo que definirlo como menos disco y menos happy sería lo más acertado que puedo decirte sobre el cambio de sonido actual. Creo que mi momento personal actual ha sido fundamental a la hora de ese cambio, más oscuro.

¿Qué períodos y estados de ánimo has atravesado a nivel creativo? ¿Esperabas este resultado?

Los estados de ánimo mas dispares que han sido culpables de un cierto sonido, desde el enamoramiento hasta la tristeza han influido en cada una de de las producciones que he sacado en estos 5 últimos años. Siempre he pensado que eso nunca quedaría plasmado en una obra y menos musical, pero si es cierto que influye y mucho.

¿Qué intentas transmitir a través de tus sonidos?

Sería demasiado tópico por mi parte y sobretodo presuntuoso decirte que felicidad y ganas de bailar. A día de hoy me cuesta creer cuando alguien me dice que le gusta mi música o escucharla en un set me, sigue haciendo que mi patata se mueva a la par que extraño. Pero si quiero contar aquello que no se hacer mediante palabras. Todos mis tracks son pequeños haikus en cierto modo.

¿Cuál es tu criterio a la hora de producir? ¿Qué te inspira? ¿Qué sensaciones y sentimientos plasmas en tus producciones? ¿Qué ideas encontraremos detrás de tus temas?

Hay algo principal para mi a la hora de encender una máquina o el logic, llámalo energía, estado de ánimo, fluidez mental, simbiosis con las máquinas… pero si no hay eso…no puedo hacer música. Actualmente intento llevar unas pautas a la hora del sonido, pero no soy un artista conceptual.

De todas tus colaboraciones tanto con sellos como con artistas, ¿con cuál has disfrutado más?

He disfrutado en todas pero de la que estoy más contento es mi última colaboración para el sello Shara Music, me he encontrado con una verdadera familia, donde se comparten valores y el apoyo creativo al artista, es total.

¿En qué tipo de lugares te sientes más cómodo tocando, en sitios pequeños, quizás?

Nunca he pinchado en un club grande, pero siempre pensaré que en los clubs pequeños y underground se puede expresar uno sin miedos a vaciar la pista.

Cuando pinchas, ¿sueles pinchar en casa o lo dejas directamente para los bolos?

La selección nunca está preparada, solo varia dependiendo la hora a la que tenga que pinchar, pero siempre es bueno practicar en casa con tus temas para ver la conexión, probar mezclas y la energía de cada tema.

Qué sellos o artistas te interesan y que escuchas actualmente? ¿Y clubs?

Actualmente me interesan mucho Marvin and Guy, Terr, Avalon Emerson o Perel, por decir unos cuantos. En cuanto a un sello, todo lo que sale en Deewee me gusta mucho. Pero centrándome en el producto nacional me gusta mucho sellos como: Shara Music, Rotten City, Spa in Disco, Reactinium, Melómana o Play Pal Music, se nota que están trabajando muy duro para demostrar que la escena es sólida y sobretodo profesional.

¿Cómo ves la escena nacional? ¿Piensas, como algunos dicen, que tenemos mucho que aprender de las escenas de fuera y el sentimiento de comunión que hay?

Voy a responder esto con una anécdota diaria: Cuando he sacado algún track, siempre he hecho un pequeño sondeo para el feedback del track, ya que casi ningún sello te lo pasa. Me contestan artistas como: Blende, Xinobi o Emperor Machine antes que otros nacionales, alguno incluso no contesta, pero yo insisto. Creo que si es cierto que si hiciéramos una verdadera piña fuera de egos, como puedes ver en otros países…esto sería la hostia sinceramente.
Además de la música, ¿cuál ha sido tu relación con otras artes? ¿Has tenido influencias desde otros campos? ¿Qué has aprendido de ellos?

Mi relación con las artes es buena, estudié imagen especializándome en la fotografía y luego acabé en el campo del diseño gráfico. Creo que lo que aprendo de esos campos son a valorar más el trabajo de un artista. Si huera más conocimiento sobre el trabajo y la formación de un artista, seguro se valorarían más su obra y el arduo trabajo que le puede costar realizar cada una de sus obras, dando igual la disciplina.

¿Te sientes cómodo en tu ciudad? ¿Es una ciudad adecuada para poder vivir de la música? ¿Crees que hay alguna relación entre la ciudad y la música que ahí se pincha y produce?

Pues afirmo que Madrid al ser una ciudad grande es un sitio perfecto para cualquier proyecto musical, tienes más variedad de propuestas musicales sin miedo. La ciudad en la que me he asentado hasta hace poco era una ciudad pequeña, donde todos se conocen y el trozo de pastel es menor. Las chupipandis eran más evidentes y sobretodo poder ganarse la vida con la música. Mi primer bolo en un miniclub al que todos veneran, ha sido y será el único bolo sin pagar en toda mi vida…esa fue mi bienvenida.

Para terminar, ¿qué nos puedes decir de tus proyectos presentes y futuros? ¿Hacia dónde te diriges?

Musicalmente he vuelto a parar en el estudio, pero en junio saldrá un Ep para Nein Records, con 2 originales y 3 remixes. Uno de ellos firmado por Gameboyz, del cual podéis escuchar en el último podcast para clubbingspain, de Tronik Youth.

De los otros dos remixes sólo puedo decirte que uno viene firmado por un mexicano afincado en Minneapolis y otro por un italiano con base en Madrid. En cuanto solucione mi situación actual espero volver a la carga con más fuerzas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *