Menu

Los Voluble

“El hedonismo por sí mismo es muy aburrido”

Los Volubles

Los Voluble son Pedro Jiménez y Benito Jiménez son dos productores que llevan desde el año 1996 desarrollando proyectos de experimentación audiovisual y activismo sonoro en multitud de formatos y géneros musicales, donde la improvisación, el cacharreo audiovisual y el humor de remezcla política, son claves. Estuvieron en el Sónar 2016 y en 2015 junto con El Niño de Elche. Y recientemente los encontramos en los pasados Encuentros concertados (Sevilla), donde desplegaron su performance: Los voluble a la carta, una crítica al imperio mediático en el que vivimos expuestos. Aprovechamos su actuación para hablar con ellos.

Gracias por el apoyo de Valeria Reyes.

Arte, fiesta, denuncia social, tradición, modernidad, undegraunismo popular, atrevimiento… ¿cómo conseguís orquestar tantos elementos a la vez sin perder la coherencia?

Gracias, jejeje, pues la verdad es que son elementos muy cercanos. Para nosotros lo importante es pasarlo bien sin perder oportunidad para contar las cosas que pensamos. Nuestras técnicas como artistas son el apropiacionismo y la remezcla y eso, no sabemos si le da coherencia a todo, pero al menos nos permite seguir curioseando entre la música electrónica más actual o grandes clásicos de las raves y las discotecas de los 90. Con humildad, siempre hemos operado de la misma forma, lo que pasa es que ahora hemos tenido mucha más visibilidad después de veinte años haciéndolo.

¿No creéis que en España se siguen teniendo muchos prejuicios al respecto? ¿no hay demasiado romanticismo con la idea de dedicarse a una única cosa? ¿Tiene el público también menos prejuicios o son los programadores los que mejor aceptan vuestras propuestas?

Bueno no sabemos si entendemos bien la pregunta pero… prejuicios no sabemos sin son de quien programa o de quien marca el status quo en esto de la creación musical y audiovisual. Por suerte el público cuando se dan las condiciones suele responder y hay escenas experimentales, arriesgadas, atrevidas muy asentadas en algunas ciudades. Hay mucha variedad musical y muchas escenas de gente que sabe muy bien lo que quiere. A nosotros nos gusta estar atentos a todo eso aunque la verdad es que no encajamos en ninguna porque vamos cogiendo de muchos sitios, que si del rap, que si de la música electrónica, que si del arte sonoro o del flamenco más contemporáneo. Pero esto tiene una cara oculta, porque creemos que no se trata tanto de Romanticismo como de sectarismo. A nosotros nos gusta mezclar cosas de todos sitios y eso, después de muchos años intentando hacer cosas, pues no te ubica en ningún sitio y casi que te expulsa un poco de todos los sitios. Pero bueno, la pureza es que no nos ha interesado nunca así que seguiremos haciendo igual, entrando en las pocas o muchas grietas que nos acojan.

DSC08826

Pensar y bailar no siempre se llevan bien. ¿Cómo conseguís esta simbiosis?

Pues poniendo en juego a todos los elementos que mencionabais antes y simplemente pretendiendo eso, que la gente piense. La televisión, como lugar fetiche desde el que trabajamos, está diseñada en muchas casos, o al menos en lo que más se consume, para que nos amodorremos y para que establezcamos pensamientos binarios del tipo bueno/malo. Nosotros queremos romper, exacerbar, todo eso haciendo conexiones imposibles: semana santa con grime o refugiados y reguetón. La simple yuxtaposición de imágenes y sonidos ya generan una cierta incomodidad ¿se puede bailar esto? ¿cuando ponen una imagen del rey o de Pablo Iglesias bailando la conga están a favor o en contra? Nuestro juego es deglutir toda esa cultura visual y sonora en un nuevo refrito al que se le ven todo el tiempo los cortes, y los pegamentos. Así es como nos acordamos todo el rato de la máxima de “Piensa mientras bailas” de Calambre Techno. Porque el hedonismo por sí mismo es muy aburrido.

¿Echáis en falta más propuestas que aúnan mundos aparentemente tan contrarios? ¿A qué creéis que es debido que estas fusiones no se produzcan en España?

Sí se producen, lo que hace falta es visibilizarlas un poco más. Por ejemplo desde lo público y en cualquier disciplina se debería apostar siempre por la experimentación y por la creación que trabaja en claves de riesgo, vamos a decirlo así aunque no nos guste, alejado de lo comercial. Pero las fusiones sí que se producen y es una suerte que artistas como Niño de Elche, Rocío Márquez, Evol, Fiera, Pony Bravo, Malandrómeda, Le Parody, Ainara Legardon, The Suicide Of Western Culture, BSN Posse, Niño o Erik Urano & Zar1 estén ahí dándolo todo y consiguiendo más cuotas de mercado de este complejo mundo.

¿Cómo os definiríais? ¿Creéis que formáis parte de alguna escena o comunidad particular?

Como decíamos antes, no, la verdad es que si existiera una escena de la remezcla política audiovisual en directo tendríamos que formar parte de ella pero la verdad es que no existe. Pero bueno no es un drama, estamos en contacto con mucha gente se nos ponen muchas etiquetas y eso nos permite jugar en muchos campos, desde las artes escénicas y la danza contemporánea al flamenco pasando por la música electrónica, el arte sonoro o la creación audiovisual experimental. Somos culos de mal asiento y como decíamos antes “fuck pureza”.

¿Qué artistas han sido y son importantes en vuestro educación tanto musical como performática?

Habría que poner aquí muchos nombres y por suerte con algunas personas hemos podido coincidir y aprender al mismo tiempo. Gracias al Festival ZEMOS98 hemos tenido también la oportunidad de conocer desde dentro mucho mejor el trabajo de muchas personas que admirábamos así que la lista debería ser bastante interminable. Pero bueno, si hay que elegir, nos quedamos con la actitud política, audiovisual y musical de Coldcut y toda la escena que han sabido generar a su alrededor; la poesía de Saul Williams y también el ruido lírico de 713avo Amor / Dando Amor; la remezcla ruidosa techno política de Negativland o Alec Empire. Como decíamos hemos tenido la suerte de conocer y colaborar con personas a las que admiramos y ahí podríamos hacer una lista interminable, pero por cercanía habría que destacar todo lo que abraza a Telegrama (desde Pony Bravo, Fiera, MOPA, y los líos en que nos hemos metido con ellas…), como modelo performático siempre estamos muy atentos y colaboramos bastante con Bulos.net y no podemos obviar todas las recomendaciones que nos hagan nuestros hermanos Fran Torres y Alex Peña, a todos los amigos de Málaga y La Casa Invisible con especial dedicación a Chinowski, Malaventura y BSN POSSE, del mundo del audio siempre escuchamos a nuestros admirados gallegos de ESCOITAR y SINSAL y en los visuales prestamos mucha atención a Juanjo Gnoma y Telenoika, musicalmente tenemos muchas referencias, pero durante mucho tiempo, DJ2D2 y la gente de ARKESTRA son los que nos han guiado en los nuevos sonidos. Serían infinitas las referencias musicales, pero hay que agradecer a toda esa gente que nos rodea y con la que compartimos música. Importante es prestar atención a lo que está haciendo la gente joven y que vienen pegando muy fuerte, ahora en Sevilla tenemos a Industrias94 que se lo están montando muy pero que muy bien, pero a nivel nacional e internacional el nivel está subiendo cada día y en nuestra forma de entender esto es curiosear y sacar lo mejor de cada casa.

IMG_7945

¿Qué tipo de música escucháis?

Podríamos decir que no escuchamos un tipo de música en concreto, pero sí que picoteamos mucho de muchos sonidos, creemos que plataformas como NTS , WFMU o TIU hacen que nuestras inquietudes estén bien alimentadas, pero además si sumamos lo que comparte la gente en sus redes sociales, podemos hacer un refrito de referencias que podríamos estar hasta mañana diciendo nombres. Nos gustan los sonidos rudos, gamberros y callejeros pero no hacemos ascos a sonidos delicados, aunque nos sirvan para coger impulso hacia otro espacio más macarra.

¿Cómo valoráis vuestro momento actual? ¿Cuáles son vuestros proyectos presentes y futuros? ¿Hacia dónde se dirigen Los Voluble?

Ahora mismo estamos preparando nuevos proyectos y nuevas colaboraciones, es un momento de impasse, ya que después de dos años seguidos trabajando intensamente en nuestro proyecto conjunto con Niño de Elche tenemos que parar un poco a reflexionar cómo seguir. Probablemente no sea mucho tiempo pero sí estamos pensando en cómo generar un nuevo espectáculo que sea un salto cualitativo en lo que hemos estado haciendo tanto solos como en las diferentes colaboraciones. Pero en cualquier caso todo esto de las colaboraciones es innato a nuestra forma de trabajar así que seguiremos haciendo cosas con Niño de Elche, con Bulos.net, con MOPA y con Javier Gallego “Crudo” y con cualquiera que surja.

¿Cuándo sentisteis que habíais logrado una estabilidad y un sonido que os definía como músicos?

Aún estamos en ello, jajaja, intentando generar un sonido visible, pero no nos podemos considerar músicos, por eso intentamos colaborar con amigos que saben de esas cosas. La estabilidad no se lleva bien con “lo voluble” y la verdad es que seguimos explorando. Coldcut decía en un vídeo en ZEMOS98 que durante mucho tiempo se habían llevado, de hecho es algo que siguen haciendo, construyendo un instrumento musical audiovisual y que ahora tenían que aprender a tocarlo. Nosotros no dejamos de incorporar máquinas a nuestro set, a veces para generar efectos, otras como fuentes sonoras primarias que mezclamos con otras pregrabadas, etc, así que estamos todo el rato teniendo que aprender a tocar de nuevo los instrumentos. Al final tenemos tres o cuatro sets de trabajo diferente y según a donde vayamos mostraremos alguno de ellos, pero no hay nada que nos defina mejor que la inestabilidad, el ruido y el estar tocando de muchos sitios diferentes.

¿Cuál es vuestro criterio de composición de una performance? ¿Qué os inspira?

Suelen primar los contenidos políticos, normalmente cuando trabajamos en colaboración hay trabajo de mesa bastante importante, de poner ideas en común de aclarar conceptos, limitaciones y de manejar muchas referencias como hicimos con el archivo público de referencias de Cartuja a Rás o el de Raverdial. Cuando trabajamos solos este trabajo es más expandido en el tiempo, es casi que una conversación constante de materiales y referencias. Eso nos hace estar atentos y a la escucha a materiales que puedan surgir nuevos, tanto de audio como de vídeos, y por supuesto a la actualidad mediática. Pero también es verdad que a la hora de componer o diseñar una idea partimos también de un set, de una configuración técnica, de un lugar donde vamos a trabajar. No es lo mismo hacer algo para televisores que para una pantalla grande, no es lo mismo pinchar en una fiesta en un Bar que hacerlo en La Casa Invisible, las condiciones siempre nos marcan, entre otras cosas porque al final nos encanta cacharrear e inventar esos “instrumentos audiovisuales” que decía Coldcut.

¿De qué modo crees que las redes sociales han transformado la sociedad y las relaciones, y por tanto, las escenas relacionadas con la música electrónica?

Es un canal potentísimo para conocer y para perderse. También es un canal saturado que genera ruido a más no poder. Hace falta ser bastante crítico para poder de alguna manera desaturar los canales, encontrar cosas que realmente son interesantes y sobre todo para no caer en una lógica consumista de tener muchas cosas pero estar sordo y ciego de la cantidad de cosas disponibles. Las redes pueden fomentar un síndrome de diógenes muy grande. En cuanto a las escenas y las relaciones pues la verdad es que es una magnífica forma de descubrir lo que están haciendo en muchos sitios.

Habéis trabajado con gente muy dispar. ¿Qué habéis aprendido de cada uno de ellos?

Seguimos aprendiendo mucho, la verdad es que le debemos mucho a estas colaboraciones y como tales no son cuestiones puntuales de nuestro trabajo sino más bien nuestro modus operandi. Las colaboraciones más recientes como las de Niño de Elche, Raúl Cantizano y Pablo Peña nos han puesto en nuestro sitio a la hora de una cierta disciplina de “ensayo”. Es decir que nosotros somos muy de improvisar y de enfrentarnos sin apenas ensayos a las actuaciones que hacemos (de hecho es algo que mantenemos cuando vamos solos) pero tener que trabajar con otros nos ha permitido aprender a componer y a lo positivo que tiene (que ya lo sabíamos de otros proyectos profesionales) el poder ensayar. Con Bulos.net también hemos aprendido mucho a tener una actitud y un trabajo de investigación con el cuerpo y los artefactos de manera diferente. No podemos perder la oportunidad de aprender un poco de cada una de las personas que nos rodean y eso es lo que nos sigue motivando.

¿Cómo planteasteis la actuación “Los voluble a la carta” en el Encuentros Concetrados Vol. 05 de Sevilla? ¿En qué os basasteis?

Todo surge porque hace mucho tiempo, en un espacio en el que pudimos desarrollar muchas cosas, ENDANZA, hicimos varias intervenciones en espacios pequeños, concretamente en una caja que construimos que tenía a penas nueve metros cuadrados y luego también en un cuarto de baño. Estamos hablando de hace más de 10 años, 2004-2005. En aquellos momentos trabajar en espacios pequeños nos permitía también intervenir y repensar la televisión. Y claro, cuando vimos la convocatoria de los Encuentros Concentrados dijimos “tenemos que hacer una especie de grandes éxitos”. En este caso las condiciones del espacio nos han permitido construir una videoinstalación en la que dentro de una litera colocamos 5 televisores y nosotros debajo manipulando imagen y sonido a modo de control de realización. A nivel de contenidos la intención era recuperar cosas antiguas que veníamos haciendo y probar cosas nuevas siempre con un mismo punto de partida que queda claro en la sinopsis copiada de los informativos de TVE: “Sus informativos son los preferidos de la audiencia en todas sus ediciones. La audiencia renueva, día a día, su confianza en su rigor e independencia”, como nosotros, vaya.

IMG_7295

¿Cómo fue recibida?

Bien, cada intervención fue diferente, hicimos un total de once en dos días diferentes y ha sido una experiencia muy satisfactoria. La cercanía del público, las risas y las caras ha sido una experiencia en la que aprendes mucho y te expones también mucho. Es de agradecer por parte de la organización que sean capaces de generar este clima y que además consigan que vaya tanto público. Ha sido una experiencia muy buena que nos encantará repetir, tanto en los encuentros, como en este formato reducido para pocas personas. Sin duda se ha convertido en un set nuevo dentro de Los Voluble que ha venido para quedarse.

¿Qué otros artistas destacáis de los Encuentros?

Pues no pudimos ver mucho, ya que teníamos todos los pases con público, conocíamos a otras compañías, Rosa Cerdo y Las Hermanas Morales con Tatiana, las dos son estupendas y arriesgadas y por lo que sabemos funcionaron muy bien todos los pases, pero destacaríamos por encima de todo, el planteamiento que La Ejecutora le dió al festival. Es importante que existan y triunfen propuestas que se alejan del estándar de creación y reproducción escénica y creemos que afortunadamente lo han conseguido. ¡Larga Vida a los Encuentros!

 

Los Voluble

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *