Menu

KuNdE

“La música ha sido el motor de mi vida, no me imagino la vida sin ella”

kunde

Pocos djs, productores y agitadores musicales han conseguido vivir y compartir como KuNdE lo hace, diseccionado la música electrónica con tanto rigor y pasión.. Desde que empezó en este campo, no ha parado de crecer, y ha conseguido centrar su producción en composiciones tan reflexivas como adecuadas a la pista de baile. Por ello, hemos decidido charlar con él para lanzarle alguna pregunta en torno a su visión de la industria, su trayectoria y sus proyectos.

¿Cuál es tu ocupación primera?

Bueno hago varias cosas y no sé cuál pondría primera, pero suelo resumir todo lo que hago como gestión cultural. Pero divido mi tiempo en un trabajo de semana en un centro cultural del estado que se llama CNB Contemporanea donde soy el Coordinador de Actividades y también curador musical. Y luego llevo el sello Playground Records con mis socios Martin Noise y Rama Moses donde editamos música y producimos eventos en Buenos Aires y ahora Barcelona, produzco música en las horas extras y soy dj los fines de semana como Kunde. Tambien por supuesto la familia (acabo de ser padre hace 5 meses) y la vida mundana. Sí, mis horas se mueven estratégicamente y cada momento vale oro.

¿Es compatible la música y mantener una familia? ¿Cómo ha influido tu trayectoria vital en tu música?

Para mí sí, no hay otra manera de verlo. A todas mis parejas lo primero que les decía apenas nos enamorábamos era: Mira, yo soy dj, me gusta mucho la música y es una pasión que no se mide en horas ni cantidad de dinero invertido. Salir a esuchar música y bailar no es un periodo de la vida que se me va a pasar, no es algo que vaya a cambiar. La música viene conmigo donde vaya, si algún dia tenes un problema con eso vas para tu lado y ya, pero yo no quiero que me midan las horas ni me anden corriendo de ningún lado. Y mi vida se basa en relaciones que crecieron siempre desde lo musical, si no le gusta la música o lo que hago no hay manera de ser compatibles, jamas llevaría una vida paralela entre mi pasión y mi compromiso familiar. Ahora tengo un hijo y no me bajé de una sola fecha de dj por el embarazo o porque tenga que tocar. Mi mujer embarazada ha ido a fiestas de Playground y apenas me enteré que el niño venía en la panza, saqué las entradas para Kraftwerk para que lo sintiera en el vientre ya. Y mi compañera sabe que mi esperanza es poder vivir de la música y eso requiere mucho sacrificio y horas dedicas a esto, me lo respeta y es parte de que yo respete nuestra relación también. Espero en el futuro ir a recitales y a bailar en familia. La visión realmente me cambió cuando fui al Piknic Electronik del Mutek en Montreal, en 2005, y vi djs padres llevando a sus hijos de dia a compartir música como Akufen. Es un estilo de vida que puede ser sano si uno se lo propone como tal.

¿Crees que hay valores propios de la cultura musical que deberían defenderse o, por lo menos, que no deberíamos olvidar?

Creo que los valores principales son los de cualquier artistas enserio, que es expandir el campo de lo posible, no ser un reproductor en serie en pos del mercadeo. Y hoy día creo que el mayor arte es ser consecuente con tus actos y ser una persona que en lo social también aboga por el cambio positivo de su alrededor todos los días con su accionar. No van mas los artistas que son talentos en la manufactura pero personas detestables, carece de sentido hoy día, el mundo nos necesita comprometidos en mejorar la existencia o nos extinguimos como especie fagocitándonos a nosotros mismos, algo realmente estúpido.

En cuanto a la música electrónica en creo que hay que volver al espíritu raver de los 90’ que nunca se debería haber perdido en la escena. La electronica era un lenguaje nuevo que no discriminaba, donde todos bailaban separados pero a la vez con todos, donde había una sensación de liberación de muchas contracturas machistas, un lugar donde son bienvenidos los raros, los desviados, de cualquier edad, de cualquier forma de vestirse, donde se unían en armonía cualquier orientación sexual o identidades de razgos físicos y nacionalidades con ganas de compartir la pista haciendo nuevas relaciones nunca imaginadas. Un nuevo lenguaje que nos unía, aquí y allá diciendo tenemos una patria propia que no reconoce fronteras políticas, ni formatos patriarcales anticuados, donde todos nos aceptamos como multiples y diferentes, y nos unimos a travez de bailar juntos en donde sea que nos encontremos. Tenemos que volver a valorar los mensajes de unión, de respeto, de inclusión a lo diferente, de conexión de las almas a través de la música. Hay que volver a ese sentimiento raver donde no importaban las poses, los vips, los labels super mega pro, donde la música en su mayoría era de personas que cuando editaban no buscaban ser mega estrellas del escenario, sino hacer bailar gente en comunión, simplemente conectar almas a través del sonido.

11

¿Cuándo te llegó ese momento determinante de cambio de percepción en la forma de comprender la música? No me refiero a cuándo te empezaste a interesar por la música, sino a ese momento en el que se convirtió en algo trascendente y profundo.

Es muy difícil poner un solo momento, fueron capas y capas de pequeños descubrimientos que se van superponiendo. Sin dudas el descubrir las drogas me abrió un campo de percepción que antes no tenía y me empecé a conectar de una manera más profunda y trascendental con la música y con el arte en general, digamos con la existencia. El ser trascendental tiene que ver con la existencia, el enterarte que todo es infinito, que la realidad que vivimos es solo una convención a reformular, que la materia es estados vibracionales y que la música es vibración en el aire por lo tanto es una manera de conectarte con las vibraciones del todo. Si, sin dudas la experiencias lisérgicas bien experimentadas a lo que ayudan es a correr ese velo de la formas de los sentidos ordinarios y descubrir la trascendentalidad. A partir de ahí la conexión musical se profundizó pero ya venía desde la niñez y hay sensaciones que sigo guardando y me influencian hoy día.

¿Hasta qué punto ha sido y es importante para ti la música? ¿A qué se debe tu amor por la electrónica? ¿Cuáles fueron tus primeras influencias? ¿Cuáles son las de ahora?

Estas son cuatro preguntas enormes en una, no me queda otra que ser extenso.

La música ha sido el motor de mi vida, no me imagino la vida sin música. De niño mi juguete favorito era el tocadisco Winco de mis padres que lo pedía todo el tiempo, tenía unos discos con los que me dejaban jugar que estaban rallados, por lo cual la pua saltaba y yo me quedaba escuchando loops de partes que se repetían y me parecía maravilloso, amaba ver los discos girar. Nunca voy a olvidar la excitación que me provocaba cuando iba al carrousel (calesita le dicen acá) y ponían el disco de Batman, tanto lo pedía que me terminaron regalando el disco de pasta. Si mi primer disco propio fue uno de la música de la serie de Batman y me lo gané yo mismo por pesado. Luego una mujer que me cuidaba mientras mis padres trabajaban me traía unos compilados en cassette de los clubs que iba a bailar los fines de semana, y ahí empecé a conectar con la música de baile, ella me hizo conocer la radio FM y fue una revelación. Luego, claro, empezé a armar los compilados grabando temas de la radio y mezclándolos por cortes. Apenas tuve una doble casseettera, ya los llevaba a los bailes de la escuela primaria. Mi primer contacto con la música electrónica fue la primera vez que fui a bailar a un club de matiné a los 13 años, no nos dejaron entrar al club que queríamos ir New York City que era el de moda y fuimos a otro a unas cuadras que era mas fácil entrar porque era nuevo: Le Theatré. Allí sonó Depeche Mode y literalmente me volví loco hasta saber lo que era, pero cuando di con el disco 101, mi percepción sonora cambió. Pero no fue bastante después hasta el 97’ que realmente conecté a otro nivel con la música electrónica, que entendí por primera vez como la música de club dance. Ya había ido a las primeras raves pero la música no me terminaba de gustar 100%, ya había entendido el concepto pero fue cuando en un evento del Instituto Goethe trajeron a Triple R que entré por completo, ahí entendí la progresión, el refinamiento de trabajar las frecuencias y los layers de sonido para transformarlo en vibraciones y en energía en movimiento que llega al movimiento del cuerpo. El sonido de Cologne me caló profundo de una. A partir de ahí me influenció una camada de djs pioneros de nuestra escena: los Urban Groove, en especial, o mis favoritos Miguel Silver, Luis Nievas y Jason; Carla Tintoré, Diego Ro-k a quien me encantaba verlo mezclar, Javier Zucker, Carlos Alfonsín y aunque venía del trance Javier Bussola también lo fue por ser un productor de eventos aguerrido de esos que pinchaban mil horas y armando afters épicos, de ahí también rescato un dj marginal de afters que era Palmera que pasaba una música de otro planeta para esa época. De esa época las primeras cosas internacionales que me sentí identificado totalmente y me definieron vienen con la llegada de internet y poder acceder a información que antes me era imposible, ahí conoci realmente sellos como Kompakt, Traum, My Best Friend, Wagon Repair, Ladomat, Sender, Ghostly International, B Pitch Control, Gigoló y por supuesto luego Shitkatapult. Esas son mis bases sin dudas, para mi mis mayores influencias de cuando entré en la electrónica son Superpitcher, T Raumschmiere, Miss Kittin, The Hacker, Anthony Rother y luego llegué a Andrew Weatherall, Trentemoller, Ivan SmaggheMathew Jonsonlas primeras cosas de Matias Aguayo y luego Turbo y la primera época de Comeme. Un disco de quiebre que me formó fue Written in Lipstick de Sid Le Rock de 2004 donde electrónica y rock se juntaban de una manera nueva sin ser remixes o bootlegs sino una conjugación refinada de techno.

Hoy día hay muchas cosas y me alimento muy variado para diferentes ocasiones, pero sin duda los proyectos que me están tocando la vena y con los que por suerte tenemos contacto son Vox Low, David Shaw y Dombrance con DBFC, Autarkic, Red Axes, algunos colegas latinoamericanos como Iñigo Vontier, Mijo, Vicente Sanfuenteslos live a pura maquinas de Loud Neighbor y Klauss con nuestro gurú de la sintesis Ernesto Romeo, los sellos actuales a los que nos sentimos ligados como Correspondant, Phantasy, Her Magestic Ship, Les disques de la mort, Kill the dj, La dame noir, Nein, Roam Recordings, Logical, Tici Taci y muchos más. Y cómo no, todos mis colegas de la crew de Playground Records que son inspiración constante y lo que mantiene nuestro nicho local vivo junto al sello Ninefont de los hermanos Ferreira y un sello nuevo que se llama teQwave que viene apuntando muy bien también. Pero estoy siendo injusto con muchos sellos y artistas, sin duda las construcciones son colectivas y de escenas que se cruzan aquí y allá.

Además de la música y este tipo de vínculos que mencionas, ¿cuál ha sido tu relación con otras artes? ¿Has tenido influencias desde otros campos?

He tenido varias vertientes, si recién estoy editando mis primeras cosas es porque antes estuve ocupado en otras ramas. Fui artista plástico unos años y trabajé haciendo escenografías. Luego fui editor de vídeo e hice documentales, de ahí mi documental sobre la escena electrónica local Todo por Amor – Buenos Aires Dance.

También trabajé en danza durante unos años, en la investigación del movimiento corporal, con respecto a la música electrónica, de donde salió un show llamado WATT.

Luego estuve unos años metidos en la electrónica profunda investigando Max-Msp, Processing y programación interactiva. Luego me despojé de todo y volvi a las raíces y volvi al club fuerte y ahí armamos Playground. Pero sin dudas varias de mis mayores influencias vienen de otros campos como la literatura, el cine, las artes plásticas: Joseph Conrad, Boris Vian, Herman Hesse, Milan Kundera, Win Wenders, Werner Herzog, Jim Jarmusch, Scorcese, David Lynch, Jackson Pollock, Gerhard Richter, Isamu Noguchi, Antony Gormly, Andy Goldsworthy, el teatro de acción de La Fura del Baus y De La Guarda y miles más.

A nivel musical, eres un artista muy ecléctico, hasta el punto de producir en diferentes géneros. ¿Has encontrado al público adecuado en Berlín?

Nunca estuve en Berlín ni en UK, hice 3 viajes a Europa y por un motivo u otro no pude pasar por Alemania aunque no lo puedas creer, es mi mayor deuda musical conmigo mismo. 2018 será el año espero, pero sin dudas me está llamando desde siempre Berlín y lamento no haber podido vivir lo que fue el Love Parade en sus comienzos. No es fácil viajar a Europa siendo un trabajador de la cultura under en Argentina, cuando pude viajar fue porque me llevaron proyectos laborales, odio el turismo derrochador.

¿Crees que el Post-Punk es fundamental entenderlo y revisionarlo para comprender la electrónica actual? ¿Cuán importante es para ti este periodo, tanto para la electrónica en particular como para la música y la cultura en general?

Lo creo totalmente clave. Y doy gracias a que se hicieron documentales y el gran libro Post Punk de Simon Reynolds que ayudan a revisionarlo en mayor detalle. A mi en particular me inspira esa cosa de Ave Fenix que tiene, de renacer de las cenizas del punk, del despojarse de todo y hacer con lo que hay a mano. De la limitación que genera estilo. De convertir el vicio en virtud. Creo que es en el documental Synth Britannia que Philip Oakey de The Human League dice algo así como que ellos eran mas punks que los punks, porque los punks tocaban tres acordes en quinta y ellos hacían música apretando una sola tecla del sintetizador y moviendo dos perillas. Ese salto de las guitarras a los sintetizadores me parece clave, y sobretodo la manera de abordarlos, no para usarlos para lo que fueron diseñados, sino agarrarlos y exprimirlos de forma autodidacta y original. Por otra parte, está la creación de sellos que fueron pilares y que generaron movidas increíbles como Rough Trade, Factory, Fast Product, Mute, etc. Pero sobretodo la experimentación, la búsqueda sonora lúdica y después que todo eso se halla puesto a favor de una nueva manera de hacer canciones finalmente. Para mi fue muy inspirador y clave volver a escuchar con una mirada compositiva madura a Fad Gadget, Front 242, Cybotron, Cabaret Voltaire, PIL, Drexciya, Telefon Tel Aviv, Throbing Gristle, Scritti Politti, The Human League, Gary Numan y yendo al sonido mas de banda de guitarras arrancar desde The Stooges y llegar a Talking Heads, Devo, Pere Ubu, Gang of Four, Joy Division, The Fall, The Residents, The Clash, Bauhaus, y hay miles de cosas más escondidas que es infinito indagar, me da ganas de ponerme a escuchar música mientras escribo.

¿Crees que hoy podría surgir algo tan excitante como fue el post punk a mediados de los setenta? ¿Quiénes alimentan esta manía por lo retro? ¿La industria, los promotores de shows o la audiencia misma que no quiere apostar a nada nuevo? ¿Hay un más allá de esta obsesión por el pasado?

Creo que cuando se terminen de cansar de toda esta nueva camada electrónica de mega estrellas del house, el techno y el tech house, mega clubes y festivales y ese mainstream que ya está instalado. Si en algún momento pasa que el público se agota de la repetición de carteles y los productores dejan de reproducir formulas para buscar nuevos horizontes capaz llegue algo nuevo. Pero para que pase un cambio tan radical creo que ya tiene que pasar un cambio muy sustancial como que aparezcan nuevos instrumentos con nuevas tecnologías, y no quiero decir que sean nuevos a nivel super tecnológicos avanzados sci fi, sino nuevas maneras de conjugar las materialidades ya existentes. Todavia nos quedan unos buenos años más antes de ver un gran cambio. Por ahora estamos en un revisionismo necesario hasta en las creaciones de sintetizadores. Yo extraño mucho esa cosa de ir a escuchar lo desconocido, que el dj que más te gustara fuese el que trajese el sonido mas extremo y al limite pero al servicio del baile siempre.

¿Qué relevancia tuvo el Synth-Pop, la New Wave o el EBM en Buenos Aires? ¿Qué grupos fundamentales quedaron en el olvido? En España, y en concreto en Valencia, desde los 80, según refleja Luis Costa en su libro “¡Bacalao!” (Contra), tuvo una fuerte presencia. Bandas como Interfront o Megabeat, fueron míticas.

Acá la verdad que poco creo. Hay que comprender que nosotros vivimos una dictadura militar en los 70’ hasta el año 83’ donde todo acto de creatividad y rebeldía fue reprimido, y que la información hasta que no se instala fuerte el uso de internet a partir del comienzo del nuevo milenio la data llegaba muy sesgada solo por los que podían viajar a Europa y vivir un poco en carne propia lo que pasaba musicalmente por allá. Nosotros tuvimos sin embargo una banda que hoy dia me sigue gustando e influenciando que es la primer banda de Daniel Melero: Los Encargados. Su único disco editado Silencio es hermoso. Luego me influenciaron bandas que para mí son como nuestro post punk tardío: Don Cornelio y la Zona y Fricción fueron las que más me gustaron, llega Virus que es una banda de los 80’ que cada vez esta siendo mas revalorada por los jóvenes de hoy y tiene el disco Locura que sin duda es un pilar en mi formación musical. Tambien aparece Sumo mezclando influencias del paso de Luca Prodan por UK de Joy Division con el reggae y el ska. Los discos de mediados de los 80’ de Charly Garcia, Los Abuelos de la Nada y Soda Stereo toman influencias new wave y se vuelven grandes hits pop. Ya llegando a los 90’s me pegaron fuerte bandas como la primer época de Los Visitantes, Los Peligrosos Gorriones, Suarez y Los Brujos que realmente tenían buenas letras y me sentí muy identificado con su energía en vivo y la forma de cantar. Pero en materia de banda de sintetizadores electrónica con letras en español hay realmente un bache importante que recién se salda ya en modo totalmente pop con San Martin Vampires, Islas de Los Estados que son dos bandas que hoy día sigo escuchando sus discos. Creo que realmente falta desarrollar mas el estilo y ahí nos focalizamos con el ultimo reléase que hicimos El Tigre, en poner una composición totalmente electrónica de club al servicio de una canción que cuente una historia, no solo una frase para llevar el groove.

¿Dónde queda el “underground” hoy? ¿Crees que finalmente vamos por el buen camino para conservar y pulir una escena electrónica o es el oasis de siempre?

Realmente no lo sé, creo que para que el underground siga viviendo tiene que haber una legislación más laxa sobre la vida nocturna que la permita desarrollarse en todo el mundo como la hay en Berlín o ahora en Amsterdam. Tienen que aparecer mas clubs pequeños con buena calidad auditiva y comodidad enfocados totalmente a una programación de buena calidad conceptual, eso se ve solo en Europa y en casos aislados en el resto del mundo. El público creció muchísimo pero en el mainstream, el underground sigue siendo pequeño y bastante condicionado.

¿Crees que los clubs están en crisis?

Hay clubes que trabajan muy bien y tienen para rato. Creo que de a poco lo que va ir entrando en crisis por cansancio es ir a pagar entradas y bebidas caras a clubes masivos o festivales que ofrecen poca comodidad.

¿Qué artistas han sido importantes para tu educación musical?

Bueno creo que ya vengo hablando bastante al respecto, pero puedo aprovechar para nombrar otras grandes influencias como Bach, Wagner, Debussy, Stockhausen, Wendy Carlos, Steve Reich, Eric Satie, Philip Glass, el gran maestro y guía Brian Eno, Kraftwerk desde ya y por siempre y saltar a cosas como James Brown, Maceo Parker, Run DMC, Egyptian Lover, David Bowie es central junto a Iggy Pop y Lou Reed, Appetite for destruction de Guns n’ Roses (sólo ése), Nirvana, Massive Attack, Bjork, Jon Spencer Blues Explosion, Nine Inch Nails, Aphex Twin, ufff tantos que me siento muy injusto nombrando algunos… La música es infinita, y cuanto más buscas, más encontrás.

¿Qué has aprendido de los artistas de tu generación?

A ser ecléctico y versátil. A divertirnos a pesar de todo y a hacer por sobre todos los males. En Argentina venimos desarrollando un gran poder de resiliencia.

¿Te sientes cómodo en Buenos Aires? ¿Es un buen lugar para crecer musicalmente?

Buenos Aires te hace amarla y odiarla a la vez. Es una ciudad inmensa, agresiva y caótica, con mucho movimiento cultural subterráneo constante. Me siento cómodo en los lazos afectivos, los amigos y la familia, los grandes encuentros de horas. Es un buen lugar para generar proyectos, el caos y la adrenalina generan muchas cosas y oportunidades, hay mucho talento alrededor. Pero lo malo es que rápidamente te limita y te pone un techo muy bajo. Se trabaja en condiciones pésimas, hay poca inversión en la cultura desde la política estatal y desde el sponsoreo o mecenazgos, hay pocos clubes y espacios culturales habilitados y se manejan muy desfavorablemente hacia los productores independientes. Hay un mercado muy chico y poco profesionalizado y hay un público que mayormente fue perdiendo curiosidad por lo distinto y va en masa hacia lo fácilmente reconocible. Pero desde ya que hay excepciones para todo y siempre vamos encontrando como y donde desarrollar lo que queremos como podemos. Pero el entorno no ayuda para nada, hay que ser muy tenaz y pujante.

Háblanos de la noche de Buenos Aires: ¿Qué locales frecuentas? ¿Qué promotores destacarías? ¿Cuánto ha cambiado la escena de la música electrónica local? ¿E internacional? ¿Qué se ha ganado? ¿Y perdido?

La Noche de Buenos Aires viene siendo a lo largo de los años muy ciclotímica y depende también de varias coyunturas sociales que la fueron condicionando, pero siempre sigue encendida, por algo le dicen la ciudad que no duerme. Dentro de lo que yo he vivido ha tenido una época fuerte a fines de los 90 y principio del 2000 que fue cuando la electrónica explota y se termina de instalar pero la crisis económica que tiene un crack en el 2001 la tira para abajo y luego en 2004 sucede la tragedia de Cromagnon donde 194 jovenes murieron en una tragedia con un club de recitales donde se incendia el techo y mueren asfixiados por no tener las salidas de emergencia habilitadas, de ahí en mas el under muere por persecución gubernamental y una política de habilitaciones absurda que sigue hasta hoy día donde habilitar un club pequeño es inviable por lo cual solo quedan trabajando los lugares que ya tenían habilitación o grandes grupos que pueden pagar gestiones carísimas y coimas por supuesto. Cuando todo comienza a regenerarse en el 2008 y se vuelve a armar una escena creciente que se termin de instalar en 2011 con un main que explota y una escena under en ebullición aunque sin grandes posibilidades pero operando en la marginalidad de fiestas ilegales por todos lados, entonces es cuando mucha gente se empieza a engolosinar con el dinero que genera la escena, se sobre bookea artistas internacionals y los lugares se los sobrevende constantemente en detrimento de la salud del publico, es cuando ocurre la tragedia de Time Warp que era una crónica anunciada ya que se veía año tras año como metían gente como sardinas apiladas dentro de un recinto sin ventilación suficiente y sin suministro de agua corriente. Y todo vuelve a un estado de persecución donde la electrónica es el demonio de la droga y la fiesta sin control, cuando el demonio de la droga y la fiesta sin control es el poder judicial y el estado corrupto desde sus cimientos, tanto en Cromagnon como en Time Warp el principal resposable nunca enjuiciado es la Agencia Gubernamental de Control que no cumple su función fiscalizando los grandes eventos y grandes clubes pero si complicando la viabilidad cualquier emprendimiento cultural pequeño.

Hoy día ya casi no concurro a los dos grandes clubes que trabajan, porque la propuesta artística no me motiva demasiado, prefiero ir a eventos chicos de productores independientes. Hoy día asisto cada tanto a fiestas que se siguen produciendo asociados a algún club como Undertones, Coup, Savage, independientes rotando Classic Airlines, Ninefont, Dengue, teQwave, Wallmapu, Roberto Corazón y hay grupos de chicos haciendo música y trabajando mas en colectivo interdisciplinario como los Trrrueno y Maleza que lo veo algo como muy sano y positivo en la autogestión.

¿Crees que hay alguna relación entre la ciudad y la música que ahí se pincha y produce?

Muy poca la verdad en la electrónica, falta mucho mas desarrollo de identidad y eso tiene que ver con crear mas letras que sean reflejo de la sociedad que habita. Pasa que Buenos Aires siempre fue una ciudad que da la espalda a lo originario y mira siempre a Europa como referencia, no somos mas que un puerto de materias primas desde la colonia. Se ve una electrónica asociada a lo étnico de sonidos andinos y de ciertos ritmos folklóricos en lo que se le suele llamar cumbia digital o andes step, pero eso no es Buenos Aires sino algo mas ligado a sonidos de la tierra adentro. Hay un desarrollo actual muy floreciente de bandas de rock y cantautores, es increíble como no paran de aparecer cosas nuevas interesantes en estos años, hay varios que me gustan mucho como Los Espiritus, Juana Molina, Pablo Dacal, Julio y Agosto, Fiero, Las Diferencias, Francisca y Los Exploradores, Louta, y una corriente nueva que viene de Mendoza con Mi amigo invencible, Usted Señámelelo, Simon Poxyran, Luca Bocci, pero hay muchísimas y esto se esta desarrollando casi sin apoyos económicos de compañias. El hip hop sigue creciendo muchísimo con líricas urbana, pero en la electrónica falta más mezcla de síntesis al poder de la canción fuera del pop comercial seguro.


¿Qué nos puedes decir de tu labor dentro del label Playground? ¿Cómo decidiste colaborar?

Playground nació de un grupo de amigos que se fue reformulando pero que ya veníamos haciendo fiestas y tocando juntos desde el 2008. En 2012 despues de hacer varias juntadas para tocar en un sotano que explotaba y no se podía respirar decido armar algo en un patio de una casa vieja de Palermo donde se estaba generando un caldo de cultivo del under, un lugar muy marginal que apenas lo vi me enamoré por ser al aire libre y muy trasheado. Ahí nos juntamos con Moses y buscando nombre justamente salió Playground por ser un patio de juegos, un lugar donde nos divertimos como niños. Al momento nos compramos un soundsystem para sonar como queríamos en cualquier parte y no depender de otros. Enseguida se armo algo increíble, una energía única con una pista donde realmente había una interacción rica, donde la gente se hacia nuevos amigos, se armaron parejas, había conquista sexual, y sobretodo se ponía una música para bailar fuerte que no sonaba en ninguna parte, creo que hasta hoy día vamos adelantando varios años antes a lo que luego llega a instalarse. Luego sumamos a la sociedad a Marti Noise que nos ayudaba y empujaba un montón y desde el 2014 que empezamos pensar en armar el sello empujando a los amigos djs que tocan siempre con nosotros a componer y así tener una proyección fuera del ghetto de Buenos Aires, sabíamos que no nos queríamos quedar encerrados en nuestro propio ecosistema y además generar algo mucho más rico que solo una fiesta, proponer una línea musical propia, una artística y armar un concepto mucho mas abarcativo.

¿Cuáles son los puntos en común entre tu música y el label con el que colaboras?

Es que no hay puntos en común, es algo realmente sustancial la relación, el sello crece a partir de nuestro gusto musical y lo que va llegando al sello también nos influencia en nuestro camino compositivo, es un ida y vuelta constante que va creando concepto musical. Por suerte las cosas van decantando y se va armando una línea sola con el trabajo. Tengo una frase de cabecera que es: Cuando el carro anda los melones se acomodan solos y asi arrancámos con el sello de manera autogestionada a partir de una base humana. No somos supercompositores, no tenemos superestudios ni compramos tracks a productores estrellas, es el reflejo de un crecimiento de colaboraciones artísticas por encanto musical y estamos muy contentos con que asi sea. Claramente igual el sello va por las influencias antes mencionadas de las raíces y lo que vemos ahora a nuestro alrededor.

Y a nivel de producción, ¿cuál es tu criterio musical? ¿A la hora de producir eres fiel a algún equipo en concreto o te gusta experimentar e ir probando con material distinto?

La verdad fue cambiando y va encontrando sus caminos pero no hay un sendero solo. A veces parto de hardware, a veces compongo todo con software, a veces parto del blanco total, a veces de una frase o de algo que escucho, pero lo que mas me importa siempre es no perder la frescura ni hacer nada que sea igual a otra cosa, buscar algo propio que agregue un valor plus. Ahora cambié bastante a no empezar por las baterías, arranco por la idea melódica o de modulaciones, primero trabajo los sonidos y texturas y después les busco el beat indicado con mas precisión, me di cuenta que ya los tonos de las baterías me condicionaban luego la búsqueda sonora del resto y prefiero que sea al revés. A nivel sonoro desde ya va en un sonido techno con tintes acidos, con el bajo siempre al frente, modulaciones abrasivas, a bpm’s que no pasan nunca de 122 como muchísimo, por lo general por debajo de los 120, y con influencias del electro y el new wave, y por supuesto siempre esta el rock por atrás de todo porque es con lo que crecí.

¿Dónde se despierta más tu inspiración, en la intimidad del estudio o viajando alrededor del mundo?

La verdad es que quisiera viajar mas de lo que viajo, soy bastante arraigado. Creo que se vienen años de viajes, por ahora estoy concentrado en el estudio, el hogar y generando contenido. La inspiración puede venir de cualquier parte y mejor que te agarre trabajando o con alguna herramienta a mano. Me inspira mucho caminar, al entrar en movimiento el cuerpo con la mente distraída siempre me llegan ritmos y melodías desde el más allá. Es clave mi grabadora del celular, ahí cargo grabaciones con ideas, me las canto al celular y después las escucho en el estudio. O escribo frases en la calle, me pueden encontrar cantando al telefono en algún lugar en cualquier momento. Y cuando me pierdo mucho en el timeline y los canales del Ableton vuelvo al celular y escucho la idea original y trato de que no pierda esa frescura básica y ese groove.

¿Cómo definirías tu concepto musical? ¿Y tu posición dentro de escena electrónica?

Mi concepto es hacer lo que me de la gana siempre, y por suerte puedo hacerlo y no me ato a nada, me permito cambiar cada vez que lo sienta y pienso seguir haciéndolo a gusto. Lo único constante es el cambio y lo que quiero es ser fresco y creativo, cuando te sentas a reproducir un sonido como producto objeto todo eso se pierde. Hago mucho esfuerzo en analizarme y tratar de mantenerme conectado a lo que me dictan los impulsos internos ligados a la intuición. Sin duda para mi los mejores djs son los que pueden atravesar varios estilos en un set y no perder la coherencia y por suerte lo estoy logrando creo y desde que empezé a soltar la rienda estilística es que me divierto muchísimo mas mezclando.

Dentro la escena electrónica creo que soy una persona abierta y conciliadora que hace mucho por ella desde mi humilde lugar, le doy mi vida en gran parte que es algo que valoro mucho. Pero que logró hacer en la escena finalmente esta por verse y lo deben decir los demás no yo mismo. La música electrónica me llegó a un lugar que ninguna otra forma de arte me llegó a tocar, en un lugar de total fascinación sonora y regocijo auditivo ligado al movimiento físico corporal y con una actitud realmente fuerte. Creo que por ahora la música electrónica es el mayor contacto armonioso de lo organico con lo sintético que se ha dado en la humanidad.

¿Quieres compartir algún set en particular? Y si es así, ¿cuál fue tu criterio musical? ¿qué te inspiró?

Se viene un nuevo podcast para Playground en breve, me hubiese gustado compartir ese set que es lo mas reciente que estoy esuchando pero mientras tanto pueden ver y escuchar este streaming que hicimos con el sello. Justamente en este set trato de mostrar muy rápidamente y sin el tiempo mas laxo para transiciones de un club lo que construyo armando un hilo entre diferentes tracks con diferentes rítmicas y texturas tímbricas, pero que sin embargo tiene un hilo conductor que las hace unir.

Para terminar, ¿qué nos puedes decir de tus proyectos presentes y futuros? ¿Hacia dónde se dirige Paulino Kunde?

Acabamos de sacar con Martin Noise nuestro primer lanzamiento El Tigre que es un track en una convergencia única creo, tiene influencias techno, synth pop, new wave pero a nuestro estilo y con letra en español contando un historia de un asesino que va pensando lo que hizo, tiene un cuerpo en el auto y su cabeza le esta jugando una mala pasada. Tiene un ambiente oscuro de fim noir policial con melodías embrujadas. La letra es fuerte y violenta, realmente me metí en el personaje. Los remixes son de un seleccionado de productores latinoamericanos que nos encanta. Iñigo Vontier, Vitor Munhoz, Tkurz, Roman y Castro, Nahuel y Marzian. Todos bien diferentes y geniales.

El futuro trabajar, trabajar y trabajar. Seguir con el sello a full sacando música que cada vez conseguimos mejores cosas, seguir componiendo, se vienen unos remixes ahora y otro Ep para principio de 2018 y seguro vaya por Europa a visitarlos un rato.

KuNdE

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *