Menu

Josep Llop

“Hay que ser constante y tener suerte, porque en el campo de la música, nadie te regala nada”

Josep Llop (1)

Foto: Iván Arlandis

Dj 4×4 y melómano insaciable, con un inagotable criterio musical, Josep Llop es capaz de provocar tsunamis a golpe de beat e ingentes dosis de sonidos oldschool. Lleva ya un largo recorrido a sus espaldas pinchando en multitud de clubs y fiestas. Y lo más importante de todo: entiende que la música electrónica está para divertirse más allá de su oscuridad. Además, capitanea el proyecto Chromatic, junto al periodista y promotor Alejandro Serrano, donde reivindican la música electrónica pensada para el buen clubbing: música electrónica de baile capaz de englobar multitud de estilos, así como los sonidos nacidos en nuestro país que merecen sonar por todo lo alto.

¿Cómo llegaste a la música electrónica?

Siempre he ido un poco a contracorriente. Ni he tenido unos padres melómanos, ni iba a clases de música, ni tocaba en la banda del pueblo, ni mis amigos tenían bandas de rock… Era una rara avis en un mundo donde al único que le interesaba la música, era a mí. Y esta inclinación ha llevado a algunos de mis amigos a seguirme.

¿Qué escuchabas de pequeño? ¿Cuál fue tu formación musical?

De pequeño escuchaba Radio L`Horta y El Sonido de la Noche de Carlos Narea, con mis amigos José María y Victor, sobretodo cuando aun no tenía la edad para salir de discotecas, luego pues lo que se llevaba en la época Nacho División, Kike Jaén, José Conca, Chimo Bayo, Spanic, pero muchas veces no iba a las discotecas porque a mis amigos no les gustaba. Pero desde pequeño siempre me ha gustado mucho la radio; me hacía mis propias mezclas con doble pletina, me hacía mis programas de radio y mis listas de éxitos. Siempre me ha encantado componer y seleccionar. Tengo libretas enteras con nombres de tracks y artistas, recopilatorios, casettes con mezclas…

Algo inusual hoy en día…

Hace unos años, cuando no existía Internet, tenías que escuchar bien la radio para cazar tu tema preferido a tiempo. Aquello era otro mundo. También es verdad que siempre he tenido mucha curiosidad. He llegado a rescatar la colección de vinilos de mi padre, la cual albergaba vinilos de Rolling Stones, Little Richard, The Beatles, Boney M con lo que fue el inicio de mi colección de vinilos hasta hoy. Siempre he tenido esa atracción por la música.

¿Por qué la música electrónica?

Porque siempre me ha encantado. Quizás porque no he tenido la oportunidad de disfrutarla como me hubiera gustado desde el principio o quizás porque se me presentaba como algo en cierto modo prohibido o difícil de vivir, siempre he tenido la curiosidad de escucharla desde todos sus ángulos, de vivirla y archivarla.

¿Cuándo empezaste a frecuentar los clubs?

Empecé a salir a los clubs a la edad de veinte años. En aquella época, la gente empezaba a salir mucho más joven de clubs y cuando llegaban a cierta edad, se aburrían de salir, se casaban o tenían novia y se volvían lo que se llamaba “formales”. Mi camino ha sido el contrario, muchas veces dejaba a mis amigos y quedaba con mi hermano pqueño y sus amigos y saliamos de “discoteca” casi siempre Puzzle a escuchar a Kike Jaén y Juanjo Benaches y otras Barraca con Danny Fiddo y David Verdeguer menudas sesiones! Llega un momento en el que buscas colegas afines a tus gustos musicales. La electrónica siempre me ha gustado.

¿Cuándo decidiste tomarte tu afición hacia la música más en serio?

No se si más enserio pero si que mi primera incursión fue con catorce años,Tenía un exmonitor de los Juniors que estaba de cura en la Parroquia de Atzeneta y tenia una radio parroquial bueno pues nos invitó y íbamos los fin de semana a hacer nuestros programas de música electrónica y la expectación era tremenda! Eramos como los Superstardjs del pueblo, jajaja Ahí empezamos, de forma amateur.

Pero mi primera elección sobre a que me quería dedicar profesionalmete en mi vida, vino con la carrera que elegí: Imagen Audiovisual porque era lo más parecido a lo que quería hacer. Eso me llevó a hacer radio, cine, televisión… Muchas cosas.

Háblanos de tu formación académica. ¿En qué punto se encuentra con la música electrónica?

Empecé haciendo Imagen Audiovisual, pero ya trabajaba en radios locales de Valencia: Sedavi Radio, Radio Torrent, Teva Zeta radio, ACM Radio. Siempre estuve relacionado con la radio. Unas veces con programas más enfocados a la electrónica, otros más generales. Lo que pasa es que nunca acababa de dar con el medio correcto donde me dejaran desarrollar mis preferencias musicales por la música de baile o electrónica.

A parte de los programas de radio, ¿te habías llegado a ofrecer en más trabajos relacionados con la música?

Con dieciséis años, yo era maleta para Digital Records, la tienda que surgió de Contraseña Records. Ahí estuve vendiendo vinilos, recorriéndome pubs y discotecas por toda la zona de l´horta sud: Oh Valencia, Compás, Pellizco, disco Tabú, Tothem, Impacto, etc..

¿Cuándo decidiste embarcarte en el mundo del dj de forma profesional?

Siempre estuve pinchando a nivel amateur, pero nunca como me hubiera gustado, así que me dediqué a la televisión, pero fue al cabo de los años, cuando ya terminé de estudiar, con 21 o 22 años, gracias a un compañero de mi amigo Jose María que trabajaba en Valencia TV. Luis me dio mi primera oportunidad como dj en un local que se llamaba Van Dam ubicado en la zona de Cánovas (Valencia). Aquella fue mi primera residencia como dj en Valencia.

¿Qué pinchabas por entonces?

Empezaba con funk, house y rnb para continuar con la dosis pertinente de musica comercial y cambiar el registro a partir de las tres con música algo más diferente, Franz Ferdinand, The Killers, Artic Monkeys, LCD Soundsystem, Chemical Brothers, The Prodigy, Blur, Daft Punk. Algo bastante ecléctico la verdad

¿Cuál fue el punto de inflexión en el que empezaste a concebir la música electrónica de otra forma?

Poco tiempo después de aquella época en Van Dam, me fui a Escocia y allí encontré a amigos como Robin Dunlop, Guillem Vich, Tomeu Mir, John y David Mclellan que les gustaba el mismo tipo de música que a mí me interesaba. Algunos ya pinchaban por entonces y claro empezamos a salir de clubs y a escuchar djs que nunca había escuchado nunca, fiestas como Pressure de Slam, Death Disco en The Arches, The Art School Club, Sub Club, The Soundhouse… y las interminables sesiones que nos marcabamos en las flat partys al volver de los clubs Fue mi punto de inflexión donde realmente empecé a interesarme por la música electrónica de otra forma, y a seleccionar más.

Glasgow fue la puerta a la electrónica más pura y genuina y a la de la epoca con toda la eclosión del electro, El descubrimiento de artistas como Carl Craig, Jeff Mills, Derrick May, Villalobos, Justice, Soulwax y 2Manydjs, Laurent Garnier, etc. Y de artistas como Andrew Weatherall, Óptimo o John Digweed, Erol Alkan, etc…..

¿Cuál fue la fiesta que más te marcó de Glasgow?

La fiesta que más me marcó fue la de Óptimo en el Sub Club. Íbamos a verlos con asiduidad, cada domingo. Recuerdo que lo que más me encantaba era su eclecticismo, la elegancia que tenían al mezclar estilos musicales tan dispares y la energía que transmitían. Eran capaces de pinchar house, techno, electro, rock, disco, funk, reggae, dark wave, hits de los 80 todo en una noche! Y el ambiente que se creaba era increíble. Cuando los vi, me dije, esto es lo que me gustaría hacer, sin restringirme a ningún género, aunque a día de hoy sigo intentándolo y aun me queda mucho.

Y después de aquél periplo con tu formación académica, ¿en qué quedó?

En la actualidad junto a mi hermano llevamos el negocio familiar, que paga las facturas y me permite tener tiempo libre para dedicarme a lo que más me gusta la música, a lo largo de mi carrera profesional siempre busqué el forma de relacionar lo que estaba haciendo en televisión, en producción, en la radio con lo que más me gustaba, hasta que decidí que lo que quería era centrarme en la música.

Contar historias con la música, no con las imágenes.

Eso es. Aunque suene contradictorio, me siento más cómodo a la hora de transmitir ideas, sentimientos a través de la música que con las imágenes me era más fácil aunque me llevo tiempo darme cuenta, cuando me di cuenta es cuando empecé a tomármelo más en serio.

También es verdad que ha sido estos ultimos años cuando de verdad le he podido dedicar más tiempo, siempre he tenido que compajinarlo con el trabajo diario y a veces eso no es fácil. Pero hace un tiempo, decidí involucrarme al máximo. Trabajar por y para la música lleva muchos sacrificios. Claro que tienes que tener virtudes, y todo lo que tu quieras, pero el que no trabaja, se come los mocos. Más vale dedicarse a otra cosa. La experiencia me lo dice: Hay que ser constante y tener suerte, porque en el campo de la música, nadie te regala nada.

¿Hasta qué punto la temporada que pasaste en Glasgow te influenció?

Esos años en Glasgow me influenciaron muchísimo y a día de hoy sigo manteniendo mucho de esas influencias, cuando llegué a Valencia no acababa de encontrar mi sitio musicalmente hablando pero conocí a Alejandro Serrano, miembro de esta página, periodista en varios medios y socio mío en Chromatic. Con él me di cuenta de que tenía una visión musical que no era equivocada, simplemente era diferente y he seguido explorando y experimentando en busca del sonido que me identifique. No se trata de etiquetas ni estilos musicales, sino de encontrar la línea de cohesión entre los diferentes géneros y estilos musicales que más se ajuste a lo que quieres expresar.

A la hora componer un set, ¿en qué te inspiras?

Tu trayectoria vital siempre influye. Quien diga lo contrario, miente, porque es ahí donde uno demuestra de dónde viene. Luego, a la hora de componer un set, yo tengo en cuenta siempre a qué hora pincho y qué tipo de sala y público, voy a tener. Para mí es igual de importante, a nivel de trabajo, un set en un club a las doce de la noche, nada más abren las puertas, que a las tres o seis de la madrugada. Lo que sí que creo que es importante es tener siempre presente aquello que quieras transmitir. Tiendo a hacerme una idea de lo que ocurrirá esa noche y, a partir de ahí, trazo un plan.

¿Cómo concibes un set?

Yo lo concibo como un camino, desde donde empiezo hasta donde tengo que llegar. Pero también, por dónde voy a pasar, qué paradas voy a hacer, dónde voy a tomar atajos… A partir de ahí, esas sensaciones las voy construyendo con temas, y esos temas tienen que intentar transmitirme algo dentro del intervalo de dos o tres horas.

Antes me sentía incómodo con los sets largos, pero cada vez me siento más a gusto con ellos, y los sets de menos de tres horas se me quedan cortos, aunque los disfruto igual.

Desde que empezaste hasta ahora, ¿cuánto crees que ha evolucionado tu experiencia y concepto musical?

Siento que no he avanzado como dj tanto en diez años como en el último intervalo de tiempo. Desde que empecé Chromatic junto a Alejandro Serrano, han sido casi dos años de intenso trabajo, de no repetir clichés, estructura ni discursos en los sets. Cada set es nuevo. Por eso rehuyo de las ideas preconcebidas, antes de cada sesión. Siempre tengo la idea inicial, el guión, pero nunca está cerrado.

¿Tienes pensado embarcarte en la producción?

Tengo dos amigos de Valencia, Dario y Steven, con los que estoy probando cosas. Estamos preparando un par de remixes y nos hemos presentado a varios concursos, pero todo muy desde la inocencia, abiertos a aprender. Es un buen punto de partida y un propósito para el año que viene.

Al margen de la producción, me gustaría seguir con Chromatic. Ahora se ha terminado la primera temporada, una etapa que iniciamos con mucho entusiasmo gracias al apoyo de la sala Nylon Club y a su gerente Pedro Henarejos, y que ya hemos concluido.

¿Cómo definirías el proyecto de Chromatic?

Chromatic es un proyecto en conjunto que desarrollo junto a Alejandro Serrano. Gracias a esto, tanto uno como otro nos retrolimentamos de nuestros conocimientos. En Chromatic me siento cómodo a la hora de hacer un set porque sé lo que quiero. Esta confianza en mí mismo, hace unos años, quizas era impensable.

¿Cuánto ha influenciado Chromatic en tu experiencia como dj?

Chromatic tiene dos cosas, por una parte, yo aporto al proyecto todo lo que puedo dar como dj, y este proyecto me lo devuelve en forma de experiencia y conocimiento. Es un enriquecimiento recíproco, que sin ello, no podría desarrollarme artísticamente.

¿Con quién has compartido cabina esta temporada de Chromatic?

He compartido cabina con Luis Costa, LosBikini (Ivan de la Rouch y Jorge Bengoechea), Javier Busto, Comète Comète (Francois del Mundo y Emily Dupoy), Sutja Gutierrez, Vanity Dust, Jorge Depanachi, H4L9000, Lupo Heras, Los Sozios, Thorazine, Miquel Ross… Así como los dj con los que he compartido sesiones en Nylon club; Nando Costa, Jose Reverte aka Equisdé, Charlee Dj, Isma El, o el enorme apoyo de gente como Juan José López, en su programa Grooveaddicts… Me siento muy orgulloso de que en menos de un año hayamos hecho esto posible. Estoy muy contento y la experiencia ha sido superenriquecedora he aprendido muchísimo de todos ellos.

¿Tienes algún bolo relacionado con Chromatic próximamente?

Acabo de llegar de Madrid, de la Logical Records Night junto a los queridos LosBikini (Iván de la Rouch y Jorge Bengoechea) y ha sido tremendo y en breve estaré junto al capo Jorge Depanachi en su fiesta Dropout.

Y después de esta experiencia con el proyecto, ¿crees que se ha hecho un buen trabajo?

Esta es mi primera experiencia como promotor y el primer proyecto musical en el que me embarco junto a Alejandro Serrano y he de decir que los dos estamos poniendo toda la carne en el asador, dejándonos la piel y muchas veces nuestros ahorros en el proyecto y aprendiendo aun más con cada fiesta que realizamos. Es un proyecto que nosotros concebimos por y para nuestro público para que puedan disfrutar bailando y pasándolo bien, si estamos haciendo un buen trabajo o no el tiempo y nuestro público lo dirá.

¿Y qué nos puedes decir del público de Chromatic?

El público de Chromatic es muy diverso están desde los incondicionales que nos siguen desde el primer momento hasta la gente que se va uniendo día a día a la fiesta gente que es muy entendida en música otra que no tanto, gente que huye de lo convencional o gente que simplemente quiere que los sorprendas cada vez que se acercan a Chromatic, pero todos tienen un denominador común, pasárselo en grande cada vez que asisten a una fiesta Chromatic.

¿Qué nos puedes decir de los promotores actuales? ¿Hay esperanza?

¿En Valencia?, Valencia se esta moviendo hay varios colectivos y programadores que están haciendo mucho por la escena electrónica de la ciudad: Propaganda, la sala Oven en La3, Club Gordo, Fayer con Edu Imbernon a la cabeza, David Verdeguer al mando de Ágora, Daniel Kyo y su fiesta Nighttrain, Wateke, Ruzafa Vice, con Elojet y GregoriCaravaca también hizo una gran labor, o el colectivo TheBasement. Hay mucha gente, luchando por la escena electrónica en la ciudad además de la llegada de festivales como Electrosplash este verano, pero todo nos topamos con el mismo problema como conjugar el dificil equilibrio entre ofrecer algo en lo que crees conjugándolo con la respuesta del público sin sucumbir a la presión por parte de los que están arriba y ser demasiado comercial es todo muy complejo.

¿Qué tipo de música estás pinchando actualmente?

La música que pincho es la que me gusta y sigo mi criterio sin complejos o etiquetas. Siempre intento poner algo atrevido. Ahora me decanto más por el disco, slow techno, dark wave, cosmic disco, new wave, chugging… Porque son géneros más libres, que rompen las formas genéricas. Escucho sesiones de antes y no entiendo cómo me podían gustar determinadas cosas. Cuanto más haces, más conoces. Y necesito que cada tema me sorprenda. Como decía Francois del Mundo, del dúo Comète Comète, “nosotros hacemos fiesta de electrónica para adultos, y los adultos que les gusta la electrónica, demandan otras cosas y no les puedes engañar”. No puedes engañar al público con música superficial y de marca blanca, porque te la juegas. ¿Por qué todo tiene que ser de una forma determinada? A mi me gusta romper las normas. Hacer lo que me apetece.

Sonar con un sonido particular, lejos de etiquetas.

En la última Chromatic de temporada, con Sutja Gutiérrez y Lupo Heras, recuerdo una anécdota que me llamó la atención. Cuando cerré la sesión, vinieron a decirme dos personas que menuda música ochentera más molona puse. Y ahí, ninguno de los tracks era anterior al siglo XXI. Todos eran actuales. Pero esa es la esencia. Crear música atemporal. Gracias a la música, puedes trasladarte a otros estilos y épocas pasadas sin dejar de sonar contemporáneo. No es necesario sonar “como el siglo XXI”. Lo más actual, es lo más retro. Muchos dicen que la música electrónica no tiene sentimiento ni alma, pero yo no estoy de acuerdo yo creo que la música electrónica sí que lo tiene.

¿Qué es lo que más te apasiona de tu trabajo como dj?

Para mí, lo bonito de todo esto, es poder experimentar. Si siempre acabas poniendo el mismo estilo musical y no experimentas, le quitas la vida. Hay que ir a lo desconocido, a ver qué pasa.. no me preocupa ser el dj número 1 de una lista… Me preocupa ser yo mismo como artista y que la gente al escuchar mi música disfrute, baile y se lo pase genial.

Para terminar, ¿hacia dónde se dirige Josep Llop?

Después de un año intenso se quiere centrar en la producción, hacer sesiones en noches que me gusten, y preparar la temporada que viene de Chromatic. Ahora me encuentro muy contento con lo que estoy haciendo, el proyecto empieza a tener más cuerpo. ¡Esto no ha hecho más que comenzar!

Josep Llop

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *