Menu

EQUIPO

 “Yo busco delirar, para mi es vital en el proceso creativo”

equipo

Entre el equilibrio precario y el juego de opuestos, Equipo, artista versátil capaz de conjugar extremos que desestabilizan y confunden, plantea una visión particular de la música electrónica que se aleja de las reglas del ocio y el entretenimiento, proponiendo otra forma de concebirla mucho más profunda y abstracta.

Con Tacto e Indiscreción, su último disco, nos lanza directamente hacia interrogantes que cuestionan los límites de la realidad, de lo supuesto, del sentido, de la identidad que nos hace y deshace:

¿Por qué elegiste Equipo como nombre artístico?

Nace en el año 1999 como “(…e.q.u.i.p.o…)” entre paréntesis, puntos suspensivos y puntos que hacen que parezcan siglas. La idea era jugar con el nombre, un equipo de una sola persona; auto suficiente aparentemente pero formado por elementos individuales. Los paréntesis cuestionan el nombre; los puntos suspensivos denotan que hay un origen y una continuación; los puntos lo separan en partes. Además está el juego de la palabra que tiene dos significados y que no es la misma en todos los idiomas. Por ejemplo en inglés tenemos “Team” pero también “Stuff”. Tiene sentido, ya que al momento de crear el nombre no contaba con mucho equipamiento y tampoco en la actualidad. Principalmente es un trabajo que precisa de un ordenador con un software para componer; algún controlador; una interface de audio y un par de altavoces.

A partir de mi segundo trabajo comencé a utilizar el nombre Equipo, sin tanta inseguridad como al principio (risas).

Tacto e indiscreción, desestabilización y armonía, ¿en qué rincón de tu mente nace este sonido tan ecléctico, oscuro y particular? ¿es también representación de una época confusa y contradictoria en todos sus términos?

Una mezcla de todo, cambios en la vida, nuevo set up, giro de intenciones musicales y encierro veraniego. Mas que reflejar contradicciones tiene que ver con opuestos. Un sonido tenso y agobiante (indiscreción) pero a la vez disfrutable (tacto). Entonces parece un equilibrio precario, un discurso a punto de desarticularse pero que sigue en pie gracias a quien sabe qué.

¿Es Inclemencia una declaración de intenciones?

Inclemencia” para mi es el clímax del ideario del álbum, pero el recorrido a través de los tracks es lo que le da sentido al discurso, por lo menos eso es lo que intento en mis trabajos. Al igual que con el Ep anterior “Adjetivos” (clang007, 2013) lo que estoy explorando en este disco son las maneras de interpretar la realidad, de asumirla o de enfrentarse a ella porque finalmente esto es lo que le da la forma.

Por lo mismo, mis distintas identidades no tienen porque encontrarse, es más, lo ideal es que sean de una multiplicidad infinita.

¿Te consideras una persona oscura y delirante, o son rasgos exclusivos de tu personalidad musical?

(Risas) Uno no es la misma persona todos los días, el carácter va mutando a través del tiempo si se lo permites. Para mi el cambio es la base de la creatividad y la dualidad, condición natural de la experiencia humana. Si no fuera así, los temas y las maneras de hacer serían siempre los mismos.

Y lo de delirante; uno tiene sus momentos también, aunque a mi me queda súper cómoda esa etiqueta: yo busco delirar, para mi es vital en el proceso creativo.

¿Qué destacarías de tus anteriores producciones?

Cada disco tiene su temática. Hay en ellos un abanico de personalidades o identidades dependiendo del momento en que han sido compuestos pero que provienen de la misma fuente, del intento permanente de entender la experiencia humana. A lo largo de los discos he ido explorando distintos sonidos pero sin perder la esencia en lo que se refiere a las intenciones. Mezclar sin miedo, no encasillarme en ningún estilo, tener mi propio sonido reconocible por los tipos de melodías, armonías y ritmos más allá de los estilos es uno de mis principales objetivos estéticos.

¿Cómo nace en ti la devoción por todo esto, momento en el que descubres que este es tu camino?

Vengo de una familia de músicos y amantes de la música, por lo que no es que yo haya descubierto mucho, se fue configurando naturalmente. Aunque hay varios puntos de inflexión como el momento de decidir estudiar sonido, tener mi primera banda, el de irme de Chile y el de sacar mi primer disco como Equipo.

¿Dónde se despierta más tu inspiración, en la intimidad del estudio o viajando alrededor del mundo?

Para mi son las experiencias las que me inspiran, por lo que claramente cualquier cosa que me ayude a tener más y mejores (no me refiero ha experiencias satisfactorias necesariamente) juega a mi favor. La inspiración aparece en cualquier sitio y circunstancia para mi. Sucesos, conversaciones, personas, amores y desamores… La vida en si misma te plantea temas y quizás la obra es la reflexión, la conclusión… Por eso tiene que haber algo antes.

Con la cantidad de oferta musical que hay, ¿cómo organizas tu tiempo para sacar el máximo provecho a tu creatividad?

Soy un consumidor empedernido de música, una víctima más del capitalismo y la inmediatez. Cuando no estoy escuchando música, intento estar haciéndola, pero eso no significa que esté todos los días y a todas horas en esto, depende de las circunstancias y del ánimo. No soy un adicto al trabajo, me gusta disfrutar de la vida y de destinar el tiempo libre al ocio, si uno no deja el espacio necesario para que las cosas sucedan no hay experiencias por lo que acabaría por no tener nada que decir. Aunque claro, cuando me pongo, me pongo porque por mucho talento o ideas que haya, si no hay trabajo no hay resultados. Alguna vez escuché por ahí que la única diferencia entre un artista y un no artista es que el artista lo hace y el otro no, es una cuestión de disciplina. A mi me ha costado años llegar a hacer algo que me deje satisfecho.

Berlín y Barcelona parecen claves en tu formación musical, ¿qué te ha aportado cada una y qué es lo que menos te gusta?

Para mi Berlín es mi escuela, no solo artística sino de vida. El alemán fue el primer idioma extranjero que realmente tuve que aprender para sobrevivir. Mi mente se abrió muchísimo y mi visión de la vida cambió radicalmente. Allí logré empaparme de música electrónica, tecnología, arte contemporáneo y multiculturalidad.

Después de vivir en Berlín por más de tres años, llegué a Barcelona en el 2004 para vivir y editar mi primer LP por el desaparecido sello Fueradeserie! Desde ese momento comenzaron a abrirse una serie de posibilidades que me han permitido hacer de esto una profesión. Es sin duda el sitio donde más música he hecho y donde he tenido la oportunidad de plasmar mis experiencias anteriores.

Barcelona contiene para mi muchísimas experiencias y claramente una sensación de libertad y bien vivir que no he visto en otra ciudad que conozca.

¿Sientes que formas parte de la evolución del sonido de una época en cuestión? ¿De cuál?

Me encantaría serlo y ojalá de esta y no de una anterior, cosa que para mi no tendría mucho sentido. De todas maneras no es algo que me quite el sueño y creo que eso lo deberían decir los otros, ¿no?

¿Qué esperas obtener del público cuando estás en cabina?

Que escuchen y disfruten, que se cuestionen cosas profundas o que simplemente pasen un buen rato. Que la música les de sentido o que tengan un momento de inspiración. Que se les abran todo tipo de posibilidades mentales, emocionales, sensoriales, espirituales… Pero no por mucho esperar eso va a ser así, creo que las expectativas nunca juegan a nuestro favor sino al contrario, como dice el dicho: no por mucho madrugar amanece más temprano. Creo que uno hace su parte y el público lo recibe como lo siente.

En relación a Ataraxia, ¿qué tal eso de ser el primer artista en su booking? ¿Cómo surgió vuestra relación? ¿Tenéis pensado colaborar en futuros proyectos? ¿alguna anécdota con ellos?

Nos conocimos una noche de juerga a través de Miguel Conejeros aka F600 e inmediatamente congeniamos. Escucharon mi música y se ve que les gustó mucho. A partir de ahí me ofrecieron ser parte de Ataraxia como primer artista de su Booking y yo acepté encantado. Ellos están trabajando arduamente y con mucha pasión para posicionar Equipo y eso se percibe y se aprecia. En general están apostando por artistas emergentes, como se percibe en el diseño de los motivos de sus camisetas. Es muy enriquecedor estar ligado a gente que aún tiene sueños y que apuesta por ellos, eso produce una sinergia que hace que esto tome una forma mucho más rica que la que tiene el trabajo individual. Me imagino que a medida que vayamos compartiendo más cosas irán apareciendo las anécdotas.

Una cosa que te gustaría cambiar de la escena musical actual.

No me gusta que la música electrónica esté casi siempre asociada a la fiesta, que se vea obligada a jugar dentro de las reglas de la industria del ocio y el entretenimiento nocturno. Que para escuchar un directo de un artista que te gusta tengas que esperar hasta las tres de la mañana, para mi es bastante agotador. La mayoría de las veces uno quiere escuchar música y no irse de fiesta, no entiendo por qué necesariamente tienen que estar tan íntimamente ligadas. Además, si uno es un amante de la música es muy probable que haya escuchado equis disco o artista en un contexto completamente distinto al del club; en casa a cualquier hora del día, en bicicleta, en un coche, etc. Me gustan mucho los conciertos de día y ojalá, al aire libre.

¿Por qué un sello danés?

Con Lars Graugaard (capo del sello) nos conocimos en 2008 y comenzamos con nuestro proyecto Adduce, con el cual hicimos conciertos en Europa y Chile y produjimos dos álbumes (2010 y 2013) para el Net Label chileno Pueblo Nuevo. El año pasado, cuando comenzó con Clang, me invitó a participar.

¿Tu fiesta más mítica? Si te acuerdas, claro.

La de mañana.

A nivel personal, ¿en qué proyectos trabajas ahora?

Por un tiempo he dejado de hacer colaboraciones con otros músicos para centrarme en Equipo, con el cual preparo un LP para la segunda mitad del año.

¿Cómo eres capaz de conjugar tantas ramas artísticas a la vez? 

Hay períodos en que sólo trabajo en Equipo, otros en que sólo trabajo para otros, en proyectos puntuales, etc. También el hecho de entender el arte como una disciplina en si misma y no como un monstruo inabarcable. Creo que un artista debe tener inquietudes “artísticas” no solo las que le competen según lo que hace. El desarrollo conceptual, estético y sensorial se enriquece al involucrarse en otras disciplinas. Para mi es tan inspirador un concierto de cualquier estilo de música como una película, una obra de teatro, una pieza de danza, una instalación o una lectura.

Si la pregunta es sobre versatilidad, es gracias a esta manera de entender el arte y a las circunstancias y oportunidades que se me han ido dando a lo largo de los años. Esto me ha permitido perfeccionarme en distintas áreas. Eso de solo tocar la guitarra y de no enterarse de nada más nunca me hizo mucha gracia, yo quería ser lo más cercano a un artista integral, que fuera capaz de integrar toda su experiencia en su obra y de moverse por todas las aguas.

Para terminar, ¿nos podrías contar cuál ha sido el mayor delirio musical que ha pasado por tu mente?

¡Espero a que esté por venir! Pero tampoco soy un freakie, no me veo tocando un violín con una sierra y todo ese tipo de cosas que ya están más que hechas.

 

Escucha a Equipo:

Soundcloud

Facebook

One Comment
  1. mika 24 junio, 2014

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *