Menu

Bouman (Underbrain Mgz)

“Tal y como están las cosas deberíamos movernos más por nuestros propios instintos e intereses”

bouuu2323

El panorama es desalentador: medios que no pagan a sus colaboradores, condiciones de trabajo precarias, despidos libres, medios que nacen y mueren de la noche a la mañana, desinterés por el contenido, criterios según sople el viento de la moda… En una situación así, ¿qué sentido tiene plegarse a los dictados de otro? ¿Por qué no apostar mejor por una idea tuya? Con esfuerzo y constancia, Bouman, editor de la revista digital: Underbrain, ha demostrado de sobra que se puede. Lleva más de cinco años sacando adelante este proyecto, con la dificultad que ello supone, a todos los niveles. Rentabilizar un proyecto personal, bajo una política que beneficia principalmente al que tiene pasta, no es moco de pavo. Es necesario un compromiso total que vaya más allá de la espera de beneficio inmediata. De ahí su curiosidad por todo lo que queda al margen, y su interés por rescatar a autores, temas y obras que trascienden el sensacionalismo paleto imperante de muchos medios. Pocos son los que se atreven a tratar con respeto e inteligencia al lector.

¿Quién es Bouman? ¿Cuál es su ocupación primera?

Un tipo que no supo ir por el camino de la inconsciencia y la felicidad. Un tipo que le encanta eso de la ficción y desaparecer del mundo por horas.

Actualmente (y desde hace mucho) mi ocupación principal es ingeniar algo que me saque de este agujero de agobio y deudas, para entonces poder seguir creando con más tranquilidad.

¿Por qué decidiste meterte a editor?

Fue un paso lógico, siempre me he caracterizado por ser alguien que ayuda a los demás. Editar parecía un camino más para ayudar a aquellos talentos que conocía o que descubriría, pues me apasiona encontrar nuevos valores.

¿Y a ilustrador?

Dibujo desde bien pequeño, aunque es algo que no tengo por costumbre últimamente y me gustaría recuperarlo cuanto antes, pero si no es por un proyecto en concreto me da la sensación de que pierdo el tiempo, ya sabes, el agujero de problemas me nubla cualquier atisbo de “entretenimiento”.

¿Siempre te interesaron? ¿No hay otras cosas que te hubiera gustado ser, hacer o saber hacer?

Sí, tal vez el querer hacer lo que me gusta me lleva a malvivir la vida. También me dedico a hacer cortometrajes de animación (Límite bipolar, Hitler in love, …), y últimamente de imagen real (Suburbio mental, La gurú). Creo que no podría vivir sin el cine. La música es mi asignatura pendiente, me encantaría haber aprendido a tocar la guitarra, por ejemplo.

¿Cómo surge la idea de crear Underbrain? ¿Qué te inspiró? ¿Por qué ese nombre?

Estuve trabajando en una web de cine durante meses, al cierre de esta no quería perder la constancia de seguir escribiendo sobre cine en Internet. Ya había estado en la creación previa de otra web tipo revista (Void Projects) junto a McKeyhan. Convencí a él y a Pere Koniec para hacer Underbrain, abarcando más temas más allá del cine, aunque al poco me dejaron solo al frente. El nombre fue una dura decisión sobre mil que se pensaron. Al final junta algo como under en referencia a underground, y brain, como algo que tenemos todos (aunque algunos no lo usen mucho) pero que visualmente crea rechazo.

¿En qué momento surge en tu cabeza la posibilidad de que se convierta en realidad? ¿Qué tuviste antes claro: el contenido a publicar o la cuestión económica?

Fue cosa de lanzar la idea en una charla que enseguida aceptaron, un 14 de febrero comprábamos el dominio, me encerré en casa para diseñar y programar la web que, una semana después (el 21), ya vería la luz. Empezamos publicando contenido reciclado del anterior proyecto Void Projects, recuperando lo mejor, y creamos artículos, críticas y entrevistas nuevas.

El contenido estaba clarísimo, queríamos tratar temas de cultura que nos gustase, hablar y recomendar a aquellos autores/artistas y personas que nos interesara de alguna forma. Al fin y al cabo, algo que nos gustara leer a nosotros mismos.

¿Qué revistas tenias en mente a la hora de abordar este proyecto?

Void Projects nació con la influencia de la recién estrenada VICE España, apenas llevaban 5 números publicados por entonces. Underbrain, en el que ya ejercía de editor, buscaba llevarlo más a mi terreno y hacerlo más de críticas y reseñas culturales, que de reportajes, aunque con el tiempo se ha podido ampliar a hacer crónicas de eventos y conciertos.

¿A qué es debida esa ampliación?

En un comienzo ya existía pero sin ningún tipo de actualidad, ahora sí se trata de que lo sea de alguna manera. No existe ningún tipo de exigencia externa ni interna pero era un aliciente el poder ofrecer contenido “exclusivo”. Asistíamos a algún evento, ¿por qué no aprovechar la situación?

Llevas ya varios años, ¿cómo consigues mantenerte a flote en un momento en el que la dinámica de Internet es cada vez más frenética y bestial?

Tal vez porque me cuesta mucho abandonar algo que he creado. Perseverancia podría ser una de las etiquetas que podrían colocarme. 16 años de Bouman Studios. 5 años de Underbrain… También confío en que lo que se hace es bueno y de alguna manera me aporta esperanza para un futuro mejor. Vivir de lo que hago, que es lo que me gusta.

¿Cambiarías todo esto por un trabajo más estable y bien remunerado, y que poco tuviera que ver con el concepto de Underbrain?

Es una cuestión que he tratado en más de una conversación acerca de mis problemas por querer llevar adelante mis proyectos personales e inquietudes. ¡Claro que deseo estabilidad!, muchas veces he dicho que si pudiera vivir sin un ordenador delante, lo haría. Ya sabes, vivir en esa sensación de vacaciones eternas, sin preocupaciones por nada.

Habría que ver qué tipo de trabajo, aunque de primeras no lo abandonaría.

¿No te parece que las editoriales, ofreciendo lo que el lector quiere leer, son irresponsables por no darle lo que debería leer para saber más?

Bueno, es un tema que en términos generales a menudo me cuestiono sobre mi propio trabajo. Qué aporta mi creación que sea útil para ayudar a la sociedad. Luego pienso en cosas más importantes como lo que hacen los investigadores de medicina y ciencias de la salud… Al final no llego a ninguna otra conclusión de que al menos no estoy haciendo ningún mal a nadie, e incluso habrá quién se entretenga con lo que hago.

Aunque hay una responsabilidad social en lo que se dice y se hace, también creo que es cosa de cada uno leer, escuchar y ver lo que quiere. Aunque por desgracia es el dinero el que mueve el mundo, y es más rentable hablar del vecino de la asistenta de la ex del torero de moda, entonces… ¿por qué hablar de otra cosa? En ese aspecto personalmente prefiero ignorarlo.

¿Cuál es tu criterio a la hora de elegir colaboradores? ¿Y el de las secciones de la revista? ¿Qué debe tener, por ejemplo, un artículo para que te interese, para que digas: «lo quiero publicar»? ¿Y un libro? ¿Por qué eliges lo que eliges? ¿Es consciente? ¿O te guías por otro tipo de intereses; publicidad, dar a conocer a determinados autores, etc?

Underbrain Mgz es una publicación abierta a cualquier persona que quiera colaborar. En sus inicios contamos con muchos relatos y crónicas que aportaban distintas miradas, muy atípicas y personales, que esperamos recuperar en el 2015. Sin llegar al trato de colegueo con el lector como hacen otras publicaciones, sí se mira de dotar el contenido de valor único, por ejemplo en las reseñas se pide una opinión, una sensación, no una simple nota de prensa informativa. El criterio de selección del contenido va en función de originalidad, interés, y sobre todo, dar cabida a cosas que nos gusten sin importar si luego sólo lo conocen dos personas. También nos preocupa el no querer hacer perder el tiempo a la gente, por lo que si el tema está masticadísimo ¿para qué repetir lo mismo?, o si la persona a la que nos gustaría entrevistar el hacerlo no le aportará nada nuevo o de utilidad, preferimos pasar. Hemos llegado a posponer varias entrevistas por tres y cuatro años por esa sencilla razón.

En el proceso de selección de edición de los libros y cómics te comento que Underbrain books se erigió con el propósito de poder publicar autores noveles en los que se creía y que todavía no habían tenido su oportunidad.

¿Cómo nace la idea de proponer una serie de libros, al margen de la revista? ¿Qué te mueve a ello? ¿Temes que todo quede en Internet? ¿Es una forma de testimonio? ¿Qué publicaciones tienes pendientes? ¿Has pensado en algo que vaya más allá del rollo fanzinero?

La editorial surge por la posibilidad de editar en papel Corriente sanguínea de Patricia Muñiz, historia que publicó su primera parte por entregas en Underbrain Mgz. La opción disponible la podíamos asumir e incluso mejorar teniendo el control de todo. Así que sin pensarlo mucho, iniciamos sello publicando dos títulos que surgen de la web, la ya mencionada novela y el cómic Chico suicida de Miguel Martínez. No estaban estos en imprenta que ya empecé a maquinar que nuevas obras podría sacar adelante. Ahí surgió proyectos como Vloggers now!, Desastre de Fran Fernández y Las fabulosas aventuras de Rallito-x (y el pulpo Max) de Rallitox.

Actualmente la editorial está en fase transicional a algún estado aún por determinar.

¿Qué es lo que esperas de la revista?

Siempre quise desde un principio que Underbrain diera el salto al papel. Por un lado, porque me parecía bella la idea, el ingeniar un formato y un diseño original, el hacer algo visualmente coleccionable, pero por otro lado imagino que es porque estamos en un país que no se valora lo que no se puede tocar. Estuve planificando su viabilidad pero aún hoy, cinco años después, deberían cambiar mucho las cosas para que se pudiese hacer realidad. Pero es algo que ya no persigo a estas alturas, más adelante quién sabe. Lo que espero es que Underbrain sea más un punto de referencia o de consulta y no ese sitio que he visto, me ha gustado pero como no es una marca o no escriben periodistas o escritores de renombre no hay que hacerles caso. Aunque no son pocas las veces que somos los primeros en hablar de ciertos fenómenos, artistas… pero luego esta se lo adjudican a otros.

¿Has tenido muchos casos así? ¿Cómo has actuado al respecto?

Unos cuantas veces. Pero, ¿qué vas a hacer? Nada, confiar en que algún día se reconocerá nuestro trabajo.

¿Qué piensas de la prensa actual?

Habría que ver a quiénes se les considera prensa. Underbrain no encajaría en esta descripción o al menos no nos ponemos esa etiqueta. Pero imaginando a qué te refieres… Sería un error considerar que comentar un par de gifs, o copiar y traducir los primeros artículos de webs americanas sea periodismo, aunque sea el pan de cada día por estos lares.

¿Qué pasa con la prensa sensacionalista, la de haz click aquí para ver a no se quién en pelotas, por ejemplo? ¿O la prensa más contundente, más La Marea o eldiario.es, etc.? ¿No hay como un apogeo mediático? Cada vez surgen más páginas dedicadas hacer publicidad, artículos, crónicas… ¿Cómo se percibe este panorama a mandos de Underbrain? Desde que estrenasteisla página hasta ahora, ¿habéis notado cambios?

Sé que cuando creé Underbrain, no había una oferta parecida online, al poco veía nacer webs similares por todos lados, pero de gente con medios. Con la editorial fue más de lo mismo.

Lo del titular llamativo pero de contenido vacío es algo que se viraliza, lo que suma visitas y por lo tanto interesa para llenar los bolsillos. Lo que hablábamos antes, es responsabilidad de cada uno hacer y ver lo que quiera. Pero esto hace dinero y otras cosas no.

¿Cómo ves el panorama de las revistas españolas? ¿No tiende a la homogeneización? ¿No crees que falta más apoyo entre las editoriales más pequeñas?

Hacen el mismo daño las grandes como las pequeñas, esos círculos infernales en los que no puedes entrar si no eres conocido, amigo de, o yo que sé… sigo sin saber cómo funciona, siempre he estado al margen de todo. Por editar bien y distribuir en tiendas, las pequeñas me ignoran, pero al no poder permitirme pagar publicidades o agencias el acceso de mis publicaciones en revistas como Qué leer, Quimera o estas, es decir las grandes, también.

Salvo excepciones de personas concretas, fuera del margen editorial, como si no existiera.

¿Pero crees que no hay comunidad entre las pequeñas editoriales? ¿Son islas independientes? ¿Y el público, cómo te recibe? ¿Crees que la mejor forma de sobrevivir en este campo es estando al margen de todo?

Sí que las hay, pero son igualmente selectivas. Claro que estando al margen no es la mejor forma de sobrevivir, lo mejor es poner cara sonriente, decir que todo mola aunque luego les estés apuñalando por la espalda. Es algo que no me va. Luego el que sea abstemio, no fumador, introvertido y pobre puede ser también otro motivo. Esta debe ser la peor respuesta posible que pueda dar para prosperar, así me van las cosas.

¿Echas en falta más rigor en la prensa especializada? ¿No crees que se enfoca demasiado al mercado y consumo?

Más globalidad, estaría bien, sí. No limitarse a las publicaciones de los amigos, estaría bien, sí. El no ignorar los mails, estaría bien, sí. Por eso son especializadas, no un fanzine o panfleto publicitario.

¿Es Twitter, Facebook, la “ortopedia tecnológica” (como afirma César Rendueles en ‘Sociofobia’) que nos mantiene a salvo de la orilla de la realidad y fomenta el “ciberutopismo”?

Estas redes sociales mundiales ayudan a hacernos creer que estamos más informados cuando en realidad cada uno de nosotros creamos nuestros propios guetos digitales, nos informamos de lo que solo queremos ver, lo que no, lo ignoramos, bloqueamos, … No ser conscientes de ello nos puede hacer creer que somos los reyes del mundo con apenas 20 followers que nos alabe cada cosa que pongamos.

Tal como están las cosas, ¿tiene sentido estudiar periodismo?

¿Tiene sentido trabajar cuando son los ladrones los que tienen dinero? Como dices, tal y como están las cosas nos debemos mover por nuestros propios instintos e intereses al menos te sentirás realizado y tal vez con suerte te vayan bien las cosas

¿Crees que aprovechan realmente los periodistas y escritores toda la potencialidad de la red, o son más conservadores de lo que aparentan?

Hay de todo. Pero centrarse en si tiene X o Y seguidores no debería hacerle más creíble o importante. Mira Nacho Vigalondo, el director con más followers de España, y sus pelis son batacazos sonoros, porque puedes ser carismático pero no por ello te hace mejor en tu profesión.

¿Eres ilustrador profesional?

No soy ilustrador profesional, pero como no lo soy en nada de lo que hago, soy un intruso autodidacta, no tengo estudios. Siempre tengo que trabajar en proyectos e ideas que me monto, y por supuesto realizar todo casi-solo porque si no, no saldría adelante. Si hoy tengo que dibujar, y mañana maquetar y al otro programar pues así será…

¿Qué aspectos de tu trabajo son los que más te apasionan?

Cuando mejor lo paso es cuando sé que lo que tengo entre manos va a salir adelante. Creando, grabando, maquetando, editando…

¿Cuánto te importa la parte visual y aspectos como la maquetación en tu labor editorial?

Siempre intento cuidar la parte visual de todo lo que hago, adaptándolo según el proyecto. Lo que puede ser algo negativo ya que no me dota de un sello o estilo que me identifique. En lo editorial, busqué una línea sencilla que englobase todo pero que aún así con cada título pudiese jugar distintos aspectos. Desde el primero se ha ido mejorando detalles de casi todo tipo, desde la cubierta a la página de créditos, la maquetación… Ojalá supiera todo lo que sé ahora hace tres años.

¿Qué problemas te han surgido en lo que lleváis de carrera?

El no poder dar el salto de proyecto a trabajo. El tener que coordinar todo, escribir, promocionar… y encima tratar de darle rentabilidad tú solo, sin contactos ni conocimientos, de momento ha sido imposible.

¿Qué has podido solucionar de ese berenjenal?

No he dado aún con la solución. Me apunto a agencias de publicidad online que prometen el oro y el moro, pero después de meses no has generado ni un dólar de beneficios, a pesar de que la web ha ido funcionando, por lo que inicias nuevas búsquedas. El negocio de verdad está en tratar directamente con las marcas por un precio fijo, pero para eso hay que saber ser comercial, tener los conocimientos de tratar con los de marketing… y eso es más tiempo del que carezco… o empiezo a descuidar el contenido en pos de un contrato que precisamente busca resultados o sigo como hasta ahora. Sin nada. Además, hasta ahora, cuando lo he intentado, mi efectividad en ese aspecto ha sido prácticamente nula.

¿Qué consejo darías a todos aquellos que quieren montar una revista?

Ponte si realmente te apasiona, ya que de entrada la única recompensa que obtendrás seguro es ver algo acabado hecho por ti.

¿Crees que somos una generación que está más pendiente de ser escritor que de escribir?

Posiblemente, ya que hoy triunfa más el envoltorio que el contenido. Se valora más el estar presente y caer bien que lo que haces. ¿Quién es más feliz en un concierto de música? El que comparte una foto en Twitter durante el mismo o el que no. La gente dirá que el primero, cuando lo único que hace es demostrar que está más pendiente de decirlo que de hacerlo.

¿Eres optimista con tu generación?

Miro a mi alrededor y no siento que forme parte de ninguna generación. Luego veo la que viene, y me da miedo sus valores.

¿Realmente la orientación cultural del siglo veintiuno es un ecosistema de repeticiones, limadas por su sobreabundancia, y no se inventa nada?

Se busca el camino fácil, y si este consiste en triunfar haciendo una cara sonriente y la gente compra, ¿por qué innovar? A nivel ficción sí creo que estén saliendo nuevas historias. A nivel gráfico aunque hay sus sorpresas… encuentro que si hay más refritos, copias de copias, o al menos es más fácil de divisar con un simple vistazo.

¿Alguna alternativa que recomiendes a nivel gráfico? ¿Cosas que se hagan que merezca la pena?

Claro que hablo de las cosas que triunfan o más se ve. Por eso me encanta perderme en webs de idiomas raros. Ahora, por ejemplo, sigo un par de ilustradores rusas que son geniales.

¿Qué puede aportar la critica en un momento en el que cualquiera puede tuitear la suya propia?

Quien pretenda imponer su opinión sobre las demás tendrá un problema. Si no, bienvenido sea lo que piense cada uno. Pero el error está en dar por bueno lo primero que se lee, hay que contrastar o formar tu propia opinión de todo. Así que es bueno saber quién te habla para dar crédito a lo que dice.

¿Qué piensas cuando dicen aquello de La Cultura es para todos pero solamente una élite lo sabe?

Yo creo que es al revés, la élite cree que deben tener el control de la cultura, cuando esta surge en la calle. Y cuando ellos escuchan algo intentan hacérsela suya y rentabilizarla.

Parece que vivimos en un tiempo donde es complicado no parecer rancio cuando uno no se une a la enorme celebración de la cultura en la que parece estar todo el mundo. Es como si importaran más las convicciones que los hechos.

Si no eres quien mueve el agua, y dices lo que piensas mal. Lo sé por experiencia. Y a mí no me va lo de lamer culos por afán de ser tenidos en cuenta, si me gusta lo diré, si no, también.

Dentro de términos como “creativo”, “innovador”, “consumo consciente” o “emprendedor”, ¿no se esconde una postura bastante reaccionaria?

Se puede ser creativo y nada emprendedor. Lo segundo requiere más esfuerzo.

¿Reaccionaria porque es más fácil vivir sin pensar? Yo lo llamaría insensatez.

¿Crees, como afirma Víctor Lenore en Indies, hipsters y gafapastas, que hay que “dejar de pensar en productos y empezar a analizar las relaciones sociales que generan”? Es decir, ¿en vez de idolatrar tanto a determinados iconos, no deberíamos apoyarnos más entre nosotros? ¿Qué harías al respecto para que esto funcionara mejor?

Si lo que fomenta las redes sociales del siglo XXI es el éxito individual, convertirse en marcas de uno mismo. Ojalá no fuese así pero es la realidad. ¿Se valora por igual un corto que ha hecho un desconocido que por ejemplo un director conocido? No. El segundo ya tendrá alabanzas incluso antes del primer segundo de proyección. Se pide igualdad, cuando luego no se lleva nunca a cabo. Un problema más a sumar. No sé cuál sería la solución más allá de que si un dibujo te parece lo peor del mundo, lo digas y no por ello se te echen al cuello para decir que no tienes razón y por consiguiente lo próximo que hagas serás ya denostado sin valorarlo siquiera.

¿Dónde queda hoy el término “underground”? ¿No crees que se ha desvirtuado?

Como el de freak. Cualquier cosa es freak. Hay quien llama cine Lowcost a producciones con más de 10.000€ de presupuesto. Etiquetas, etiquetas everywhere.

Y para terminar, ¿hacia dónde se dirige el barco de Underbrain? ¿Qué planes tienes para el futuro? ¿Y Bouman, hacia dónde va?

Underbrain va camino de seguir en la marginidad que los demás medios y lectores quieran otorgarle. Seguiremos en nuestra línea de crear contenido original.

Bouman va camino de morir de un ataque al corazón como no consiga quitarse las deudas, los nervios y el agobio de encima o logre que le paguen por lo que hace o se encuentre un cheque en blanco o de una vez le tomen más en serio por sus trabajos realizados y llegue la recompensa a tantos años de dedicación.

Gracias por la charla, y tú, amigo o desconocido lector, si has llegado hasta aquí, gracias por el interés y el tiempo dedicado.

 

Underbrain Mgz // Bouman Studios

 

No Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *