Menu

Axel Casas

“La vida es pura guasa, pero vamos tan a piñón, que no nos paramos a reírnos del día a día”

Parece que fue ayer, pero hace ya muchos años que Axel Casas y Ronquete decidieron unir sus fuerzas para capitanear la nueva oleada del humor absurdo patrio. Desde entonces, no han cesado de lanzar cachondos vídeos en multitud de plataformas -llegaron a Youtube cuando aún era un páramo de raritos-, y codearse con maestros del surrealismo de la talla de Dídac Alcaraz, desafiando al humor zafio y ramplón que florece en España a golpe de vídeos con personalidad, labrándose su audiencia a fuego lento. Ahí es nada. 

¿Qué recuerdas de los primeros días, cuando solo estabas tú solo en esto?

Pues desde el principio siempre he estado en esto con Ronquete. Mi mejor amigo y compañero de clase desde el parvulario.

¿Cómo se dio el encuentro con Ronquete y cómo decidisteis haceros inseparables en vuestro proyecto?

Nuestras madres se conocen desde pequeñas, ellas también son muy amigas. Nos mandaron juntos al mismo colegio y desde los tres años prácticamente siempre hemos estado juntos. Empezamos de muy pequeños a grabar cintas de cassette con historias y personajes que nos inventábamos, ya que aun no teníamos acceso a una cámara de video para grabar.

¿De dónde surgió la necesidad de colgar el primer vídeo en YouTube?

A los 13 años les robábamos la cámara de video a los padres de Ronquete y grabábamos nuestros videos, que casi siempre eran de terror o comedias locas. Las editábamos con dos videos VHS conectados el uno al otro y una mini cadena para poder meter la música. Toda una locura, pero es lo que había a nuestro alcance. Les poníamos los videos a nuestros familiares y compañeros de clase. Era nuestro youtube personal, mucho más íntimo y particular. En definitiva, hacíamos lo mismo que hacemos ahora pero con medios más limitados.

¿Alguna vez pensasteis en esto como un plan de largo recorrido?

Siempre ha sido algo que hemos hecho para divertirnos. Somos muy cinéfilos y la inquietud por contar nuestras historias siempre estuvo muy presente ya desde muy pequeños. Ibamos a la parada del bus que nos llevaba al cole por la calle interpretando las películas que se nos ocurrían. Algunos niños les gustaba jugar al futbol y a nosotros estar en casa con nuestras peliculitas y esas cosas.

¿En relación a vuestros vídeos, cuánto tienen de guion y cuánto de improvisación?

Como es algo que llevamos toda la vida haciendo y nos conocemos tanto. A veces no hace falta guión para que hagamos algo. Escribimos guiones pero nos gusta mucho improvisar. Así es como surgen muchas cosas mágicas en el momento de grabar. Creo que la clave está en llevar algo construido que ya funcione sobre el papel y después improvisar pero sabiendo un poco de donde a donde vas. También te diré que hay veces (sobre todo últimamente) que me voy a grabar sin tener ni idea de que voy a hacer. Improvisar todo in situ me chifla, es una forma de ponerme a prueba todo el rato y dejarme sorprender por la inspiración y la energía del momento.

¿Acabáis desechando mucho material?

En toda nuestra carrera solo han habido un par de cosas que hayamos grabado y no hemos sacado. En general todo vale, porque luego en edición le das otra magia al material y ahí vuelven a surgir muchas cosas interesantes. Crear humor solo con la edición es otra cosa que me encanta. Puedes hacer humor simplemente repitiendo un plano muchas veces o montando un descarte en el que te has equivocado y en rodaje se ha dado por malo. Me gusta mucho rebuscar en las tomas malas como quien rebusca en la basura y sacar pequeñas pepitas de oro de la chatarra.

¿Cómo definiríais vuestro humor?

No me gusta mucho ponerle etiquetas a las cosas. Lo que si te digo es que no es un humor para todos los públicos. Tiene un punto absurdo pero sobretodo es un humor muy propio, porque llevamos con él a cuestas desde niños.

Tenemos un universo personal lleno de personajes fetiche o expresiones nuestras. Yo se que a mi padre no le hace gracia porque no lo entiende (es un ejemplo). Es muy generacional también ya que hacemos constantes alusiones a cosas de nuestra infancia, los 80 y los 90. A lo que nos gustaba de pequeños: el cine, la tv, los videojuegos, la moda…

¿Pensáis que todo el mundo tiene humor?

Seguro que si, aunque ellos no lo sepan. Hay humor en todos lados pero muchas veces la gente no se da cuenta. La vida es pura guasa pero vamos tan a piñón que no nos paramos a reírnos del día a día. Nosotros sacamos muchas ideas de cosas que vemos a diario. El drama y el terror también tienen su parte de humor.

¿Cuál es la diferencia entre ser cachondo y tener humor?

Creo que los dos son divertidos pero el humor suele (a veces no) llevar implícito un atisbo de inteligencia o de estar más trabajado. Un sevillano contando chistes es gracioso y los Monty Python también lo son, pero no son la misma cosa.

¿Creéis que el mundo se va ajustando a vuestro humor, es decir, pensáis que el mainstream va poco a poco asimilándolo y produciéndolo? ¿Ha habido un intento consciente por adaptaros vosotros a algo más convencional?

Lo que está claro es que internet es una gran influencia para todo y el humor de internet lo ha sido también. Siempre habrá un humor para las masas más blanco o convencional y otro tipo de humor más rebuscado. Yo no le hago ascos a ninguno de los dos, si el humor es bueno y hace gracia que más da que sea mainstream o minoritario. Yo he trabajado como guionista de tv, escribiendo sketches de humor blanco y también he subido cosas muy raras a mi Instagram que solo me hacen gracia a mí. Hay todo un abanico de opciones entre el blanco y el negro. Hay sitio para todo.

¿Qué tipo de comedia soléis ver?

Un poco de todo. Me gusta mucho la nueva comedia americana de Seth Rogen, James Franco… pero también me gusta “La que se avecina” o cosas más clásicas como Martes y 13 o El tricicle. No le hacemos ascos a nada, hay otro tipo de humor o humoristas que no consumo porque no me hacen gracia pero eso no quiere decir que sean malos. Es solo que no conecto con depende qué tipo de comedia.

¿Cómo surgió la idea de crear Discos Bambinos? ¿Por qué ese nombre?

Pues la música es mi otra gran pasión desde niño supe que quería ser director de cine y dj. Y en eso sigo a mis 40 años. Empecé a pinchar en el 96 y desde entonces no he parado. Disco Bambinos es un proyecto que cree que otro gran amigo que es Imanol Costas. Empezamos con Bambinos para dar salida a otro tipo de música menos de club que nos gustaba mucho pero era difícil de encajar en nuestros estilos, ya que los dos éramos djs y productores más underground.

Con Bambinos tocamos temas de los 80 y 90. Italo, disco, house, dance o bakalao. Todo vale.

¿Por qué decidisteis embarcaros en un proyecto musical y humorístico a la vez?

La escena electrónica es en general muy seria y era una manera de pasarlo bien pinchando y generar ese a sensación en la gente. Los Bambinos no son solo djs. Es un show de luz y color. Tenemos un estilo muy personal que va más allá de la música. Foto, diseños, videos, etc.

¿Cansados de ver a tanto “dj serio” suelto? ¿A qué pensáis que es debido tanta seriedad?

La figura del dj. Siempre ha sido como algo casi divino. Ahí en su cabina, inalcanzable, y con mucho poder. Lo que el dj pone es lo que todas las personas que hay en la pista bailan. Él o ella manda. También te diré que me parece que el mundo dj hay un poco postureo y eso nunca me ha gustado. Los mitos están para romperlos y los Bambinos para pincharte la música que no te pinchan los demás.

¿Cuál es vuestro criterio musical? ¿Por qué tanto énfasis en el italo? ¿Acaso no hay también techno divertido?

Desde que creamos Bambinos ha ido creciendo. Empezamos poniendo solo italo disco y hemos ido abarcando otros estilos que también nos gustan mucho. Casi todo lo que consumíamos de pequeños en los recopilatorio tipo Max Mix, Bolero Mix o Máquina Total. Una vez más nuestra juventud es la que nos ha marcado. El italo disco era la música comercial del momento en los 80 y creo que pincharlo ahora es algo super underground. Dentro de 40 años los Bambinos del futuro pincharán Reggaeton y será lo más.

Hablando del techno también nos gusta y ponemos cosas. En los 90 se hacía música máquina y techno de mucha calidad y mucha de ella en nuestro país. Hay que reivindicar a una generación de djs y productores que pelearon lo suyo a muerte y crearon un estilo propio y autóctono.

¿Qué intentáis transmitir a través de los sonidos que pincháis?

Siempre diversión, alegría y fiesta. Buen rollo y que la gente se lo pase bien. Ponemos canciones que han formado una parte muy importante de muchas personas, sobretodo las que ahora tienen entre 30 y 40 años. Cuando pinchas esos temas les llegas al corazón porque al igual que nosotros ellos también vivieron esa música en su juventud. Es algo super chulo ver la energía que se crea en la pista cuando suenan algunas melodías míticas.

¿Cuál es el top de temas que tienes en el iPod o en el móvil?

Es una pregunta muy complicada. Me gusta un poco de todo, pero si te diré que se me hace un poco difícil que me guste cosas que se hacen ahora. Me gusta mucho el synthwave o en vaporwave. La música del pasado hecha en el futuro es un concepto que me mola mucho. También hay nuevos estilos electrónicos como el trap que me parecen muy interesantes aunque no los consuma.

¿Cuál es tu sueño más recurrente?

Que estoy otra vez en el colegio y no he hecho los deberes, me sacan a la pizarra, no he estudiado para un examen o que pierdo el autobús del cole. ¡Creo que tengo un problema con la EGB joder!

Para terminar, ¿hacia dónde se dirige Axel Casas? ¿Cuáles son tus próximos proyectos? ¿Qué tienes en mente?

Para mí escribir, grabar y editar es una forma de vida. Supongo que seguiré en ello siempre. En estos momentos sigo inmerso en la producción de nuestro primer largometraje Paranormales que se nos está alargando más de lo que esperábamos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *